Público
Público

El PSC ordena a sus ediles de Vic dar ahora marcha atrás

El informe jurídico que el consistorio encargó al bufete de Miquel Roca dictamina que la intención de no empadronar sin papeles es legal. Los dictámenes de Administración dirán lo contrario

L. DEL POZO/ A. M. VIDAL

La consigna ha cambiado. El PSC ya no quiere mantener una postura ambigua sobre la decisión del Ayuntamiento de Vic (Barcelona), gobernado por CiU, PSC y ERC, de no empadronar a los sin papeles. Este lunes su portavoz, Miquel Iceta, salió de la comisión ejecutiva con un mensaje contundente para sus ediles: paren máquinas.

Iceta aseguró que desde la cúpula de la formación se han dado órdenes a los concejales del consistorio de la capital de Osona para que no apoyen modificaciones restrictivas en el padrón de la ciudad y para que traten de que la medida ni siquiera llegue a ser votada en el pleno previsto para el tres de febrero. "Es impresentable que en una situación de dificultad económica queramos exigir requisitos que antes de la crisis no pedíamos, es una falta de humanidad y de confianza en las posibilidades de este país", aseguró.

Hay que censar a los sin papeles por "humanidad", según el PSC

Con un tono radicalmente distinto al de la semana pasada, Iceta manifestó también que "no es posible llenarse la boca de justicia y de derechos humanos y a la vez negar la atención [sanitaria, social y educativa]" a los inmigrantes, para recordar que el PSC rechaza tanto el "buenísimo" como la "xenofobia": "Creemos en una inmigración regulada, que se ajuste a la legalidad, pero también al sentido común".

Desde Vic, el concejal socialista, Josep Burgaya, quitaba hierro al asunto y negaba cualquier tensión entre su grupo municipal y la ejecutiva: "Los dirigentes de mi partido afirman algo irrefutable: Si [la medida] es ilegal, no lo apliquéis". Para Burgaya el caso de Vic es un tema "muy sensible" donde ha habido "muchas opiniones interesadas", pero afirmaba que "no es un pulso al Estado ni a la Generalitat", tampoco al PSC.

A diferencia del giro que dieron este lunes los líderes socialistas, el secretario general de ERC, Joan Ridao, continuó pidiendo "que se dé tiempo" a los concejales para que fijen una posición definitiva sobre el padrón y recordó que Vic "es pionera en materia de inmigración". Parecidas fueron las declaraciones del presidente de CiU, Artur Mas, quien reclamó "un voto de confianza" al consistorio.

El Govern aprobará hoy un texto con recomendaciones para los municipios

En ese sentido, el expresident de la Generalitat, Jordi Pujol, se mostró seguro de que el consistorio "acabará empadronando a todos", y alabó la decisión del gobierno municipal de preguntar a Madrid cómo hay que empadronar.

Este martes el ejecutivo catalán, como ya adelantó la semana pasada Público, aprobará un documento de "recomendación" a los ayuntamientos recordándoles la obligación de empadronar a cualquier persona "sea cual sea su nacionalidad o situación administrativa". El texto que hará suyo el Govern es un documento que redactó, en octubre del año pasado, la Taula de Ciutadania i Immigració, un ente consultivo de la Generalitat en el que también se sientan las entidades municipalistas.

La decisión del ejecutivo catalán, que sigue "seguro" de que el alcalde de CiU "reculará", llega después de que este lunes el Ayuntamiento hiciera público el dictamen jurídico que encargó al bufete de abogados del ponente constitucional por CiU Miquel Roca i Junyent. El informe se afirma que la decisión del consistorio "no puede ser tildada de ninguna de las maneras como incorrecta o contraria a la ley".

El conocido bufete justifica la resolución afirmando que el ayuntamiento, en aplicación del artículo 25 de la Ley de Extranjería, distingue entre extranjeros procedentes de la Unión Europea y de fuera de la misma. "Para estos últimos (...) es necesario que el pasaporte esté acompañado de un visado", reza el texto. El Gobierno y la Generalitat preparan sendos dictámenes en que defienden la prevalencia de la ley de Bases de Régimen Local, que obliga a empadronar a todos.

Con el informe de Roca en las manos el alcalde Josep Maria Vila dAbadal pidió al ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba que "informe por escrito de los requisitos" necesarios para empadronar. La respuesta no se hizo esperar. "El padrón sirve para lo que sirve: para saber cuánta gente vive en un determinado municipio. La lucha contra la inmigración ilegal transcurre por otros caminos", afirmó el ministro.

El viernes pasado el consistorio se comprometió a establecer un diálogo con los inmigrantes y con el Gobierno. Desde entonces, el mensaje de todos es el mismo y se prevé una rectificación honrosa: "Cumpliremos con la ley".