Público
Público

Rajoy insiste en negar espacio a Sortu "mientras ETA exista"

No quiere que sus 'franquicias' se presenten a las elecciones

 

M. J. G.

El PP siempre presume de que su discurso en materia antiterrorista nunca se ha modificado. Su presidente, Mariano Rajoy, lo desgranó frente a numerosos cargos de su partido en el País Vasco que se habían dado cita en el Palacio Euskalduna de Bilbao para asistir a un homenaje a las víctimas del terrorismo y la presentación del libro Raíces de libertad: Memoria, Compromiso y Libertad.

Rajoy dijo ante todos ellos que 'hay que impedir que las franquicias de ETA y los apoyos de los terroristas usen las instituciones para conseguir sus fines'. Recordó que para ello todas las fuerzas políticas aprobaron en su día la Ley de Partidos y que por eso su formación no quiere que se presenten a las elecciones 'mientras ETA exista'.

El líder del PP pone una serie de condiciones «para llegar a la meta»

El presidente conservador respondía de ese modo al lehendakari, Patxi López, quien hace una semana, en una entrevista en Público, afirmó que 'Sortu no es lo mismo que ETA' y resaltaba que para legalizar el partido de la izquierda abertzale la condición no era que desapareciera la organización terrorista.

El PP, que sí vincula ambos temas, consideró sus palabras 'desafortunadas' y exigió al Gobierno una desautorización. Tras el último Consejo de Ministros, el vicepresidente primero, Alfredo Pérez-Rubalcaba, pidió a los suyos 'un debate reservado' ante el fin de ETA.

Rajoy también habló de 'la recta final', pero no quiso ir tan lejos como López que el día anterior se había mostrado convencido de que 'ETA está derrotada'. 'Los democrátas hemos ganado', dijo el lehendakari junto a Antonio Basagoiti, líder del PP vasco, en un acto en Asturias.

Los conservadores homenajean a las víctimas del centroderecha

Basagoiti no fue tan tajante. 'Hoy estamos más cerca del final del terrorismo', matizó en repetidas ocasiones. El líder de los conservadores vascos dijo que 'el fin incondicional de ETA sólo lo pueden escribir los demócratas y las víctimas'.

A su juicio, no pueden conseguir la paz y la libertad 'los enemigos de la democracia, se llamen como se llamen o se disfracen ahora como se disfracen'. A pesar de las diferencias, el Acuerdo de Bases para el Cambio suscrito por el PSE y el PP vasco no corre peligro.

También Rajoy rechazó durante su intervención la contundencia de López. 'Vamos a ganar y será el triunfo de la inmensa mayoría. De la gente decente que respeta a los seres humanos', auguró. Pero prefirió ser prudente y advirtió que 'para llegar a la meta' es necesario cumplir una serie de requisitos. El capital, a su juicio, es el de mantener la 'unidad de todos'. 'De los partidos y de todo el mundo', explicó mientras apelaba a 'hacer un esfuerzo' conjunto en este terreno.

El dirigente conservadores dijo que no se debe negociar. 'La vida no se negocia y la libertad de la gente tampoco. Negociar es mantener una esperanza y ni por principios ni por experiencia se puede negociar con el terrorismo', proclamó. Además mostró su 'pleno apoyo' a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, abogó por mejorar 'siempre que se pueda' la colaboración internacional y pidió 'hacer pedagogía'.

'Cuando decimos que los terroristas no se pueden presentar o quienes les apoyen a las elecciones no lo decimos porque sí, sino porque creemos que esa es la mejor fórmula', reiteró Rajoy, recordando que aún no está todo el trabajo hecho.

El acto sirvió para rendir homenaje a las 24 víctimas del centroderecha (con AP, UCD, CDS y PP). Pero, antes de que se le pudiera reprobar nada, Rajoy lo hizo extensivo al resto. El líder del PP realizó un discurso emotivo y se mostró del lado de las víctimas. Sin embargo, no tiene pensado acudir con ellas a la manifestación del próximo 9 de abril. En su lugar irá la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, y Basagoiti.

Este último dijo que era 'imprescindible' que quedase 'muy claro que todo el daño causado, además de ser repugnante moralmente, lo es también políticamente, para que nos podamos vacunar contra inmediatos o futuros planes o propuestas totalitarias'.

Más noticias