Público
Público

Rubalcaba se ofrece al PSOE como la opción "útil" para recuperar el poder

Remite el "gran debate" sobre el proyecto político a una conferencia de ámbito europeo, "allá por la primavera de 2013".  Rechaza "hacer tabla rasa de lo hecho" y reivindica el programa con el qu

GONZALO LÓPEZ ALBA

Alfredo Pérez Rubalcaba se postuló ayer para liderar el PSOE durante los próximos cuatro años con un discurso que él mismo presentó como la página siguiente del que pronunció el 9 de julio, cuando anunció su candidatura para la presidencia del Gobierno en las elecciones del 20-N. Ayer, como entonces, justificó su decisión en la convicción de que puede ser "útil": a su partido, para "reconquistar la confianza de la mayoría social" cuanto antes; y a España, para preservar los fundamentos del Estado del bienestar.

En un discurso trufado de referencias de contraste con los planteamientos de la Plataforma de los 30 constituida en torno a Carme Chacón con la premisa de anteponer el debate de ideas, Rubalcaba difirió hasta "allá por la primavera de 2013" el momento de "alumbrar un nuevo proyecto político", en el que juzgó imprescindible la participación de toda la socialdemocracia europea para poder ofrecer soluciones globales a retos que son globales. "Si soy elegido secretario general, abriré un gran debate para profundizar en los cambios y en las propuestas", anunció ante el millar de militantes y dirigentes que acudieron a la convocatoria en la sede madrileña de UGT.

Presenta su candidadura con la divisa "cambio y unidad"

Rubalcaba expresó su rechazo a los planteamientos que abogan por "reinventar o refundar" la socialdemocracia con el argumento de que lo que ha puesto de manifiesto la crisis es que lo que hay que refundar es el capitalismo. Sí reconoció la necesidad de hacer cambios y reformas, pero sin hacer "tabla rasa de lo hecho" y tomando como referencia inexcusable el programa con el que concurrió a las elecciones generales de noviembre.

Destacó en este sentido que, mientras dure esta situación económica, "nuestra tarea de oposición la tenemos que vincular a la defensa de una salida justa de la crisis", so pena de convertirse en "irrelevantes". Y de nuevo aquí apareció la palabra "útil", esta vez para proclamarse heredero del estilo de "oposición útil" acuñado por José Luis Rodríguez Zapatero, del mismo modo que reivindicó la figura de Felipe González por haber convertido al PSOE en "un partido de Gobierno".

Subraya que el PSOE "tiene que ser un partido, no un movimiento social"

Al todavía secretario general del PSOE lo puso como modelo de integración a seguir tras un congreso, pero con algún matiz. Para Rubalcaba, "integrar" tiene connotaciones de reparto de parcelas de poder, que no le gustan, por lo quesegún dijo prefiere hablar de "unidad de todos los socialistas en torno a un proyecto político". Así, su propuesta la resumió en "cambio y unidad".

A su juicio, los cambios en el PSOE tienen más que ver con las prácticas y las formas que con las reglas y los contenidos. "Tenemos que hacernos un partido de los ciudadanos y acabar con esa forma de militancia que es vernos una vez a la semana para discutir de nuestros problemas", subrayó. Pero también aquí buscó el contraste con los planteamientos de Chacón, dando por hecho que será su competidora en el 38º Congreso.

Rubalcaba le disputó la idea del liderazgo colegiado al sostener que el cargo de secretario general no es "uninominal", sino "ante todo, un equipo de gente". Y frente a la defensa de las primarias a la francesa abiertas a los simpatizantes que ha hecho la exministra para elegir al candidato electoral, respondió: "¿Primarias abiertas? Perfecto. Pero lo que hay que cambiar es una cultura política. No se trata de que millones de españoles participen en la elección de nuestro candidato, que también, sino de que estén conectados permanentemente con el partido". De paso, advirtió de que el PSOE "es un partido que tiene que ser un partido, no un movimiento social".

Advierte de que el socialismo será "irrelevante" si no ayuda contra la crisis

Y a pesar de subrayar que en su partido no tiene "rivales, sólo compañeros y compañeras", lanzó alguna pulla, como cuando dijo sin aclarar a qué ni a quién se refería, pero que todos entendieron dirigida a Chacón: "A mí no me oiréis jamás apropiarme de ninguna bandera colectiva".

En su diseño para la reconstrucción del PSOE destacó la necesidad de recuperar el apoyo de las clases medias, de las personas de más edad y de una voz única en toda España. "Tenemos que recuperar lo que fuimos: un partido nacional que vertebra España y dice lo mismo en todas partes", subrayó. Pero, sobre todo, según advirtió, "necesitamos muchos líderes locales y autonómicos porque ahí es más difícil recuperar el poder que en el Parlamento de España".

También destacó la necesidad de volver a recomponer la relación con UGT, para elaborar "un proyecto de la familia socialista". "No concibo una actuación del PSOE sin mirar y sin acordar con UGT", dijo en su guiño al sindicato en el que milita. Igualmente hizo guiños de complicidad a las mujeres, reivindicando el mérito de haber aumentado el número de las que encabezaron candidaturas electorales; a los socialistas vascos, por los muchos años compartidos en la lucha contra el terrorismo; a los socialistas andaluces, por la trascendencia de los comicios de marzo.

Además, dedicó una parte de su discurso, de 61 minutos, a ejercer como líder de la oposición. Así, presentó la congelación del salario mínimo como la prueba de que el PP ha llegado al Gobierno "con el truco de no decir lo que sabía que iba a hacer", después de haber practicado "una oposición destructiva". El PSOE no lo imitará, pero, según advirtió, será "beligerante" contra cualquier intento de "socavar" el Estado del bienestar.

Con 60 años de edad y 30 de carrera política a las espaldas, Rubalcaba argumentó que si da el paso de optar al liderazgo es porque cree que ante "la dificilísima situación" por la que atraviesa el PSOE puede "aportar ideas y experiencia". "Tengo ideas, tengo fuerzas y tengo una ilusión que quiero convertir en ilusión colectiva", dijo a modo de resumen de sus motivaciones.

Al comienzo del acto, una simpatizante le gritó: "¡Eres el mejor, con diferencia!". Rubalcaba no pudo por menos que resaltar lo obvio: "El mejor en democracia es el que más votos tiene". La urna socialista se abrirá el 4 de febrero.

Más noticias de Política y Sociedad