Público
Público

Rubalcaba pide que los socialistas no se arruguen defendiendo las reformas

El vicepresidente advierte de que el Estado del bienestar "puede dejar de ser" si gana la derecha

CAROLINA MARTÍN

"Lo nuestro es hablar de políticas, no personalizar candidatos", dijo ayer el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la clausura del foro Políticas de empleo y nuevo modelo productivo, organizado por el PSOE en Guadalajara. En presencia del cabeza de lista a la Presidencia de Castilla-La Mancha, José María Barreda, el ministro advirtió de que sería "un chollo" compararle a él con la candidata del PP, María Dolores de Cospedal. Sin embargo, prefirió llevar el debate a otro terreno de calado político: "Tenemos que explicar a la gente y preguntarles quién creen que se va a preocupar más por las escuelas públicas, por la sanidad pública de todos o por la dependencia, José María Barreda o la señora de Cospedal".

Un discurso extrapolable a los candidatos del resto de España que se preparan para las elecciones de mayo. Para el vicepresidente, la próxima cita electoral es especialmente importante porque en ella se dirime cómo abordar "la salida de la crisis" y el futuro de las políticas sociales, que no reciben el mismo tratamiento según quién gobierne. Barreda defendió que se haga un esfuerzo para garantizar el mantenimiento de los sistemas públicos universales, de calidad, porque "ni siempre han sido así las cosas ni tienen por qué seguir siendo así".

Los conservadores "sólo ganarán si desistimos", advierte Rubalcaba

Rubalcaba apuntó que durante las crisis, siempre ha habido salidas por la derecha y por la izquierda. Las primeras, dijo, "conducen a pensar en unos" y las otras "son solidarias". Desde su punto de vista, puede reformarse la negociación colectiva con los sindicatos o contra ellos; se pueden reformar las pensiones para sujetar el sistema público o pensando que, si no hay suficiente, uno se buscará la vida en un sistema privado. En definitiva, resumió, "se pueden hacer las cosas de forma distinta, y cuando hay crisis todavía más".

Rubalcaba aprovechó este foro para reivindicar el apellido socialista, recomendando a sus interlocutores que no se "arruguen". También remarcó que las señas de identidad del socialismo se mantienen intactas. "Seguimos siendo los mismos", apuntó, para a continuación poner de relieve la política social que propugnan los socialistas. Por todo ello, afirmó que los conservadores sólo ganarán si los socialistas desisten. Mientras el PSOE se mantenga en el camino de explicar sus políticas sociales y atenderlas, subrayó, volverá a ganar.

"Lo nuestro es hablar de políticas, no de personalizar candidatos", afirma

Volviendo la vista atrás, el ministro subrayó los esfuerzos realizados para, a pesar de los recortes, mantener los grandes sistemas de protección públicos: educación, sanidad, dependencia y pensiones. "Hemos tenido que hacer un ejercicio de austeridad, pero nuestras políticas sociales son las que son".

Con luces de largo alcance, Rubalcaba contrapuso la labor realizada por el Gobierno del PP durante ocho años y la del PSOE en los últimos seis en materia de pensiones. "Conviene recordarle al PP, que va de paladín en lo social, que nosotros hemos subido las pensiones mínimas un 27% y ellos un 3%", sostuvo, insistiendo en que ambos ejecutivos tenían recursos en aquellos años. La diferencia, señaló, es "cuestión de voluntad política".

Rubalcaba anunció que, cuando la economía vuelva a crecer, ellos volverán a impulsar las mejoras en política social. Eso no podrán decirlo los conservadores, remachó.

Sin vislumbrar claramente el final del túnel, el ministro trasladó al auditorio lo que han aprendido los socialistas ante las dificultades económicas actuales. De una parte, que una "crisis global exige soluciones globales". Por ello, pidió a las comunidades "colaboración y participación". "El Estado es fuerte y podemos salir si cooperamos todos", dijo. Otra enseñanza es que el modelo del ladrillo, que permitió vivir muy bien a todos durante 12 años, no volverá. Ahora la prioridad es "ser más competitivos y trabajar en otros ámbitos".

Rubalcaba recordó también que la semana que empieza es clave porque el Gobierno va a dar un acelerón a la reforma del sistema financiero y las pensiones.

Más noticias de Política y Sociedad