Público
Público

El sumario del caso Gürtel agranda la sombra de la financiación ilegal del PP

La Policía sostiene que 'L.B' es Luis Bárcenas y el sumario acusa de "financiación irregular" al PP valenciano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El caso Gürtel ha dejado de afectar exclusivamente a 'personas que se han aprovechado del PP', como se han justificado hasta ahora los dirigentes del principal partido de la oposición, y ya se extiende, según las pesquisas del Tribunal Superior de Madrid, por las cañerías oficiales de la formación presidida por Mariano Rajoy. El levantamiento del secreto de sumario realizado por el juez Antonio Pedreira ha puesto al descubierto una supuesta trama de financiación ilegal del Partido Popular en varias de sus organizaciones territoriales.

La trama Gürtel se convierte así en la red más extensa de corrupción vinculada a un partido político que se haya visto en España. Cuatro comunidades autónomas y media docena de ayuntamientos tienen hilos que los atan a la trama corrupta, y al menos 20 altos cargos del PP se hallan atrapados en la telaraña del auto judicial. 

El sumario del caso Gürtel acorrala al que fue, hasta hace nueve meses, tesorero del PP. Uno de los agentes encargados del caso concluyó que las anotaciones con las siglas L.B que aparecen en la contabilidad de la trama corrupta liderada por Francisco Correa, que señalan pagos de dinero en comisiones, pertenecen a Luis Bárcenas. El montante de las cantidades entregadas por la organización a Bárcenas ascendería, según el sumario, a 1.353.000 euros.

'No puedo pensar que es otra persona', aseguró el policía con carnet profesional número 78.777 en su declaración ante el juez. Considera que 'con todos los documentos e indicios' encontrados, el ex tesorero del PP sería una de las personas que recibió dinero de la trama.

La Policía apunta a que Bárcenas pudo recibir 1,3 millones de euros de la trama

 Para llegar a esta conclusión, el funcionario policial dice que hay dos elementos principales. Uno, es el pen drive que se intervino a José Luis Izquierdo, el contable de la trama, en el que había archivos informáticos importantes y, otro, una carpeta de color azul también intervenida a Izquierdo.

La participación de Bárcenas con la organización que dirige Francisco Correa en la relación que la Policía ha visto que aparecía 'sistemáticamente' en apuntes de la trama que hacían referencia a una persona denominada L. Barc, LB o L.Barcenas.

'Un montón de archivos en excel en los que vienen determinados pagos a L.B, normalmente suele venir L.B, entonces, digamos que tenemos varias formas de identificar a este hombre, varios indicios que nos hacen pensar que L.B es Luis Bárcenas y así lo plasmamos en el informe', indica el sumario. Estos documentos coinciden con las primeras grabaciones que hicieron los denunciantes, que mencionan a Luis Bárcenas. La Policía es concluyente: no hay otras personas con relación a la trama que tengan esas siglas.

El chófer de Correa salía con cheques de Génova

La implicación directa de Bárcenas, agrandaría la sombra de la financiación irregular en el PP.  El sumario revela que durante el tiempo en que Bárcenas formo parte de la tesorería del PP, las empresas de Correa realizaban eventos para esta formación política, 'llegando a ser la empresa que organizaba los actos del partido a nivel nacional'.

En las grabaciones llevadas a cabo, Correa reconoció que hizo entregas de dinero a Bárcenas en la sede del PP y 'en su casa'. Del mismo modo, aseguraba que el dinero lo sacaron 'a un paraíso fiscal', si bien este punto se encuentra pendiente de la investigación.

Otro hecho que revela el sumario es que los empleados de la empresa Special Events y Orange Market, implicadas en la trama, reconocen que el chófer de Correa 'iba a Génova con facturas' y volvía 'con cheques'.

Del mismo modo, las pruebas reflejadas en el auto prometen dar más de un dolor de cabeza al Gobierno de Esperanza Aguirre, en Madrid, y al de Francisco Camps, en Valencia.  

El sumario de la trama es especialmente comprometedor para la organización del PP en Valencia. El juez entiende que durante el desarrollo de la investigación se ha puesto de manifiesto que existe una vinculación directa de la trama con responsables del PP valenciano y con los órganos de Gobierno de la Comunidad.

Concretamente habla de pagos en dinero negro. 'La facturación de Orange Market [la filial de Correa en la comunidad] al cliente Partido Popular es dual', dice el auto. Es decir, de los actos ejecutados se realiza una doble facturación, 'una real', plasmada den la factura formal emitida por la empresa al PPCV con el IVA , y otra parte del coste del evento cobrado fuera de factura. La trama denominaba a la facturación legal Alicante, en referencia a un tipo de dinero A, y otra, la del dinero B (negro) , tipificada como Barcelona.

El sumario apunta  a Ricardo Costa como canalizador de la financiación irregular del PP valenciano

El auto concluye que para la financiación de la deuda A, se cambio el nombre del cliente, 'que pasa de ser Partido Popular de la Comunidad Valenciana o el Partido Popular de Castellón' a ser empresas privadas: Ortiz e hijos contratistas de obras, S.A y Pacsa.

La financiación de la deuda B, existen aportaciones directas de empresarios que se enmascaran mediante la emisión de facturas emitidas por Orange Market para justificar el pago realizado.

El sumario dice literalmente que 'existe una financiación' de actos del PP valenciano por parte de empresarios con donaciones que no ingresan en la cuenta corriente del partido. Estos empresarios tenían contratos y obras con la Administración valenciana.

Aquí, según la documentación judicial, entra la figura de la mano derecha de Francisco Camps: Ricardo Costa. '[Costa] actúa como canalizador de los pagos con fondos ajenos al sistema financiero[...]. Esta formación de actuación da opacidad a la verdadera naturaleza de la operación'.  Un mecanismo que el sumario tilda explícitamente de 'financiación irregular'.

La jaqueca de Esperanza Aguirre se llama Fundescam y Special Events, la empresa que organizaba los actos electorales del PP de Madrid.

Hasta ahora, las implicaciones de la Gürtel entre los conservadores madrileños había provocado las dimisiones de los diputados aguirristas Benjamín Martín Vasco, Alfonso Bosch y Alberto López Viejo, como cabezas visibles de la concesión de contratos irregulares a las empresas de la trama y el cobro de comisiones por parte de estos.

Pero las finanzas del PP madrileño también quedan en entredicho, cómo desveló Público hace casi un año y reflejan las páginas 136-137 del Tomo 60. El mecanismo era el siguiente: Special Events, una empresa administrada por Pablo Crespo -ex dirigente del PP gallego y núnero dos de la trama de Correa- organizaba los actos electorales del PP en la comunidad y, en vez de pagarlos el propio partido, los pagos los realizaba una fundación llamada Fundescam para, supuestamente, evadir la normativa legal que impedía usar esa entidad para abonar gastos electorales. Los documentos hallados relatan la doble contabilidad: indican en una columna el concepto que se puso en la factura y, en la otra, el verdadero uso que se dio a ese dinero: pagar gastos de las campañas del PP de Madrid.

Francisco Correa asegura que los dirigentes que decidieron que comenzara a trabajar en el Partido Popular fueron 'un grupo de personas que tomaban las decisiones siempre'. En el tomo 18 del sumario, señala a un círculo de ilustres dirigentes del PP: Álvarez Cascos, entonces secretario general; el que Correa llama 'secretario ininteligible', Jesús Sepúlveda (marido de Ana Mato); el gerente nacional, Luis Bárcenas, y a Javier Arenas, actual presidente del PP andaluz.

Más noticias en Política y Sociedad