Público
Público

Zapatero combate en Davos el escepticismo sobre España

Pone a la banca como ejemplo de fortaleza y descarta expulsiones del euro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Luis Rodríguez Zapatero combatió ayer el escepticismo sobre la economía española ante el elitista auditorio del Foro de Davos, que reúne anualmente a políticos, banqueros y economistas de todo el mundo sin la presión de tener que aprobar resoluciones y con todo a su disposición para hacer márketing.

El presidente del Gobierno defendió la credibilidad y fortaleza de España ante voces como la del gurú Nouril Roubini, quien dijo que España es un 'riesgo creciente' para la eurozona y pronosticó una próxima ruptura de la misma. Zapatero, que otros años había rechazado participar en este foro y ayer intervino en dos mesas de debate, fue tajante: 'Ningún país va a salir del euro. Es un club fuerte con un vínculo fuerte de apoyo recíproco. Que nadie se equivoque'. A su derecha estaba sentado el primer ministro griego, George Papandreu.

Como ejemplo de las fortalezas de la economía española puso a Banco Santander, que 'ha sido llamado a Gran Bretaña para hacerse cargo, en cierta medida, de la crisis financiera'. Destacó, en este punto, que cuando la banca española ha sido 'la excepción', resulta 'un poco chocante' que se cuestione su fortaleza 'desde determinados ámbitos de opinión'. 'Somos uno de los pocos países desarrollados en los que no ha habido quiebra', resaltó.

El presidente reconoció que España tiene problemas de paro, competitividad y déficit público, pero apeló a su trayectoria de 'país serio y cumplidor' para garantizar que en 2013 volverá a la senda del Pacto de Estabilidad y subrayó su decisión de afrontar las reformas estructurales necesarias.

Así, destacó que aunque el déficit se ha disparado, la deuda sigue estando 20 puntos por debajo de la media de la UE, de modo que España destina al pago de los intereses el 5% del gasto total, un punto menos que Francia y Alemania. También señaló que se mantiene entre 'las siete primeras' economías, tanto por el volumen de la inversión que realiza como por la que recibe, y aseguró que 'estamos ganando competitividad y cuota de mercado internacional'.

Zapatero explicó que el Consejo de Ministros aprobará hoy un severo recorte del gasto, que afectará 'algo' a la inversión, así como medidas para consolidar el sistema de pensiones, y la próxima semana planteará una reforma laboral. Esta, según dijo, se centrará en la negociación colectiva, la movilidad y los incentivos para la contratación de los más jóvenes y los parados con más dificultades.

Zapatero acompañó esta explicación de una proclama, válida tanto para España como la UE, cuya presidencia rotatoria ejerce hasta junio: 'Queremos una economía competitiva, pero con cohesión social. Europa no va a renunciar a su modelo de bienestar'.

En este sentido, fuentes gubernamentales sostuvieron que el plan de austeridad que se aprueba hoy no implica 'ningún giro' en la política económica, ya que no sólo se mantiene el gasto social, sino también en ayuda al desarrollo; es decir, se preservan las señas de identidad de una 'política progresista'.

Más noticias en Política y Sociedad