Público
Público

Tiroteo en Sao Paulo Al menos seis muertos y cuatro heridos en un tiroteo dentro de una catedral en Brasil

Un hombre entró en el templo armado con una pistola y un revólver y abrió fuego durante la misa para, después, suicidarse.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ceremonia en tributo a las víctimas de un tiroteo en la Catedral Metropolitana de Campinas, estado de Sao Paulo (Brasil). / EFE - DENNY CESARE

Al menos seis personas han muerto, incluido el autor de los hechos, y otras tres han resultado heridas en un tiroteo en el interior de la Catedral Metropolitana de Campinas, importante ciudad en el interior del estado brasileño de Sao Paulo, informaron fuentes oficiales.

La tragedia fue provocada por Euler Fernando Grandolpho, de 49 años, que invadió la iglesia armado con una pistola y un revólver y que disparó contra varias personas que asistían a una misa, y que después se suicidó, según informa la Secretaría de Salud de Campinas. Los familiares del asesino relataron a medios locales que Grandolpho había realizado un tratamiento contra la depresión y temían un suicidio.

El número de los fallecidos aumentó a seis personas, incluido el autor de los disparos, tras confirmar la muerte de uno de los heridos este miércoles. Heleno Severo Alves, de 84 años, se encontraba en estado grave en la Unidad de Cuidados Intensivos después de ser herido de bala en el tórax y el abdomen.

Según la investigación preliminar, el agresor no tenía antecedentes penales y actuó solo: "Era una persona fuera de cualquier sospecha en circunstancias normales", afirmó el comisario José Henrique Ventura, encargado del caso.

Un día después del asesinato, unas 800 personas participaron este miércoles en una misa en la catedral para rendir homenaje a las víctimas. Una anciana de 75 años, quien no quiso identificarse por el "gran trauma" que ha vivido, explicó que estaba dentro de la iglesia a la hora del tiroteo, "muy cerca a la puerta" y comprándose unas pulseras.

"Eran muchos disparos, creía que era más de una persona que disparaba. Salí corriendo por las escaleras y salté tres escalones de una vez (...). Me escondí en una tienda y pedí que cerraran todas las puertas", contó la testigo. "Nunca había visto algo así, alguien disparando a otras personas, matando a gente así", completó.