Público
Público

Amazonia Asesinado un activista en la selva amazónica por defender a los indígenas brasileños

Maxciel Pereira dos Santos fue ejecutado ante miembros de su familia en la ciudad de Tabatinga. Un sindicato de la Fundación Nacional del Indígena denuncia que lo mataron por luchar contra las intromisiones ilegales de cazadores, madereros y mineros de oro en la reserva Vale do Javari, donde se encuentra la mayor concentración de tribus aisladas del mundo.

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

Maxciel Pereira dos Santos, asesinado en Brasil por defender a los indígenas de la selva amazónica.

El indígena Maxciel Pereira dos Santos ha sido ejecutado ante miembros de su familia en la ciudad amazónica de Tabatinga, según ha informado la asociación Indigenistas Associados (INA), un grupo sindical que representa a los trabajadores de la Fundación Nacional del Indígena (FUNAI).

Santos recibió dos disparos en la cabeza el viernes mientras conducía una motocicleta por una de las calles principales de Tabatinga, una ciudad ubicada en la selva amazónica, en la frontera de Brasil con Colombia y Perú, según ha informado el periódico Folha de Sao Paulo.

La Policía investiga si el crimen está relacionado con su trabajo en la Fundación Nacional del Indígena, aunque no lo ha confirmado

En un comunicado, Indigenistas Associados ha mostrado varias pruebas para demostrar que su asesinato ha ocurrido en represalia por el papel que jugaba Santos en la lucha contra las intromisiones ilegales de cazadores, madereros y mineros de oro en la reserva Vale do Javari, donde se encuentra la mayor concentración de tribus indígenas aisladas en el mundo.

La Policía está investigando si la muerte de Santos está relacionada con su trabajo en la Fundación Nacional del Indígena, aunque por el momento no tienen suficiente información para determinar la motivación que hay detrás de este crimen.

Santos trabajó durante más de 12 años en la FUNAI, en donde al menos cinco ejerció como jefe de servicios ambientales en la reserva Vale do Javari, según ha precisado INA.

La agencia FUNAI cuenta con tres bases en el Vale do Javari para proteger un área que es del tamaño de Austria y en donde viven unas 6.000 personas de al menos ocho tribus.

Ante esta situación, Indigenistas Associados ha hecho un llamamiento a las autoridades para que demuestren que Brasil "ya no tolera la violencia contra quienes se dedican a la protección y promoción de los derechos indígenas".

La asociación también ha instado a las autoridades brasileñas a proteger a los agentes que velan por las tierras indígenas.