Público
Público

Banco UBS Francia multa al banco suizo UBS con 3.700 millones de euros por blanqueo

La entidad aconsejaba a clientes franceses adinerados abrir cuentas en Suiza para pagar menos impuestos y quedar cubiertos por el secreto bancario que hay en ese país. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

La entidad bancaria UBS deberá pagar una multa de 3.700 millones de euros./EFE

El banco suizo UBS fue condenado este miércoles en un tribunal francés por practica bancaria ilegal y blanqueo de capitales, por lo que deberá pagar una multa de 3.700 millones de euros, la mayor sanción impuesta en el país para este tipo de delitos. Los abogados del gigante helvético se apresuraron a anunciar, tras la lectura del fallo, que recurrirán la sentencia.

El Tribunal de Gran Instancia de París le impuso la pena que había sido pedida por la Fiscalía Nacional Financiera al término de dos semanas de vista en noviembre pasado por haber creado un sistema de evasión fiscal que permitió escapar al fisco francés 10.000 millones de euros entre 2004 y 2012.

Según la acusación, la entidad helvética aconsejaba a clientes franceses adinerados abrir cuentas en Suiza para pagar menos impuestos y quedar cubiertos por el secreto bancario que hay en ese país. Lo hacía durante cacerías, conciertos o torneos de golf a los que invitaba a los potenciales clientes.

UBS deberá, además, indemnizar con 800 millones de euros al Estado francés, que actuaba como acusación particular y reclamaba el doble. También, la filial francesa de la entidad fue condenada al pago de 15 millones de euros.

Aconsejaban a clientes franceses adinerados abrir cuentas en Suiza

Cinco de los seis acusados, empleados o dirigentes del banco, fueron condenados a penas de cárcel exentas de cumplimiento, entre seis y 18 meses, y a multas de entre 50.000 y 300.000 euros. Solo el que fuera número 3 de la entidad, Raoul Weil, fue absuelto, al considerar el tribunal que no había tenido influencia en las actividades del banco en el mercado francés.

UBS aseguró en su defensa que actuó conforme al derecho suizo y que no podía conocer si los clientes estaban al corriente con el fisco francés. Hasta el último momento, la entidad helvética había tratado de negociar con la Fiscalía el pago de una indemnización para evitar llegar a juicio, pero las sumas propuestas fueron consideradas insuficientes.

El gigante suizo de la banca ya había sido condenado con anterioridad en otros países por hechos similares, aunque a penas muy inferiores: de 780 millones de dólares en Estados Unidos en 2009 (unos 690 millones de euros) y de 300 millones de euros en Alemania en 2014.