Público
Público

Brasil Brasil, mero espectador de su propia variante de la covid-19, que ya salta de estado en estado

Manus, zona cero de la cepa brasileña, se sitúa en cifras récord de 280 muertos por cada cien mil habitantes. El Tribunal Supremo y la Fiscalía General han abierto una investigación para depurar responsabilidades.

El estado de Pará ha sido uno de los que ha recibido a pacientes derivados del sistema de salud pública del estado de Amazonas.
El estado de Pará ha sido uno de los que ha recibido a pacientes derivados del sistema de salud pública del estado de Amazonas. MARCELO SEABRA / AGÊNCIA PARÁ

Brasil estaba atareado entre vacunaciones, falta de estructura sanitaria, recuento de casos y de fallecidos, y reapertura de actividades económicas, y no se dio cuenta de que, en asuntos pandémicos, se había convertido en Trending Topic: muchos países del mundo iban prohibiendo la llegada de vuelos procedentes de su territorio.

Cuatro pasajeros desembarcaron en el Aeropuerto Internacional de Tokio hace poco más de un mes procedentes de Manaus, justo cuando la capital amazónica comenzaba a quedarse sin oxígeno medicinal y sin camas de UCI, y desde entonces las reglas del juego han cambiado. Los viajeros estaban contagiados con una nueva variante brasileña, la P.1, que actualmente amenaza más que ninguna otra desde Sudamérica. Brasil, en cambio, observa todo desde lejos, como un mero espectador.

Las cifras oficiales de la covid-19 en Brasil acumulan ya 9.602.034 casos confirmados

La radiografía de la zona cero ha de contextualizarse con los datos actualizados del resto del país. Las cifras oficiales de la covid-19 en Brasil acumulan ya 9.602.034 casos confirmados (4.572,4 contagios por cada cien mil habitantes), con 233.588 víctimas mortales (111,23 muertes por cada cien mil habitantes). El estado de Amazonas es el séptimo con mayor número de casos por cada cien mil habitantes (6.776) y el líder destacado en fallecimientos por cada cien mil habitantes (220.67). Su capital, Manaus –fundamental polo industrial y turístico del país– se dispara en el infame ranking situándose en 280 muertos por cada cien mil habitantes.

Siguiendo la hipótesis que la comunidad científica brasileña viene manejando desde los primeros meses de pandemia, la subnotificación de casos y el bajo nivel de testaje hace que para acercarnos a los datos reales de contagio en Brasil sea preciso multiplicar el número de casos por 10 o incluso por 15. En ese escenario, el porcentaje de población contagiada en el estado de Amazonas estaría entre el 51% y el 75%. Ni siquiera estas cifras cercanas a la denominada inmunidad de rebaño han logrado detener el caos posnavideño: la segunda ola está siendo peor que la primera.

Acopio de cilindros de oxígeno medicinal en el estado de Pará. PEDRO GUERREIRO / AGÊNCIA PARÁ.

Por eso desde el Instituto Nacional de Pesquisas da Amazonia (INPA) advierten que si no se decreta un verdadero confinamiento total y obligatorio para la capital, Manaus se convertirá en el mayor semillero de nuevas cepas del virus a nivel mundial, además de abanderar la tercera ola en Brasil –más agresiva que la segunda–. El lema es que cuanto más silencio en las calles, menos mutaciones. Sin embargo, Brasil en general y Amazonas y Manaus en particular han presenciado decisiones absolutamente erráticas en cuanto a normas de distanciamiento social y medidas de protección social, al igual que un alto nivel de negligecia por parte de la población. Los mandatos han sido la mayoría de las veces confusos y de difícil aplicación, concretándose o flexibilizándose al ritmo de presiones sociales y/o empresariales.

La nueva cepa brasileña hace que surja otro motivo más para perder el sueño: la respuesta de las vacunas ante las mutaciones. El Instituto Butantan (São Paulo), que produce en Brasil la vacuna Coronavac en colaboración con el laboratorio chino Sinovac, presentará en unos días los resultados de la eficacia frente a la cepa brasileña. Dimas Covas, director del centro, es moderadamente optimista al tratarse de un inmunizante mediante el virus completo inactivado. "Es una preocupación de todas las vacunas, pero principalmente de aquellas que cuentan con una única proteína como antígeno, que es la llamada proteína S". Es el caso de la vacuna de la Universidad de Oxford y sus dificultades ante la variante sudafricana.

Investigan por qué Manaus ha colapsado (por segunda vez)

Brasil avanza con paso lento en la vacunación –poco más de cuatro millones de habitantes, cerca del 2% de la población total–, mientras se realiza el seguimiento de la nueva variante, que se propaga irremediablemente de estado en estado: Rio de Janeiro, São Paulo, Roraima, Pará, Sergipe. Es precisamente en el estado Amazonas, origen de la variante, donde más se está vacunando: la población vacunada supera ya el 3,65%.

Respecto a la zona cero de esta variante brasileña, y dado que ha quedado demostrado que las autoridades de las tres esferas ejecutivas (federal, estatal y municipal) fueron avisadas con suficiente antelación por la empresa suministradora de oxígeno medicinal sobre el desabastecimiento que se intuía en los hospitales de Manaus, está en curso una investigación abierta por el Tribunal Supremo a petición de la Fiscalía General para apurar las responsabilidades del ministro de sanidad, el general Eduardo Pazuello; del gobernador de Amazonas, Wilson Lima, y del alcalde David Almeida ante semejante desastre. Todos ellos han tenido que declarar en dependencias de la Policía Federal.

Campaña de vacunación en el municipio de Manaus, capital del estado brasileño de Amazonas. VALDO LEÃO / SEMCOM MANAUS.

En otra investigación paralela, aunque de momento en estado preliminar, la Fiscalía escruta la conducta del presidente Jair Bolsonaro específicamente en el agravamiento de la crisis sanitaria en los estados de Amazonas y Pará. Con él al mando han pasado ya tres ministros por la cartera de sanidad durante la emergencia pandémica. Se fueron los dos que le llevaron la contraria, y el que aún aguanta en el ministerio cumple órdenes.

Más noticias de Internacional