Público
Público

Brexit El Parlamento británico acaba con el acuerdo entre Theresa May y la UE sobre el brexit

La Cámara de los Comunes ha vuelto a decir ‘no’ al acuerdo de brexit alcanzado entre la 'premier' y la Unión Europea. Este miércoles votarán si acepta abandonar la UE el 29 de marzo sin ningún acuerdo. Tras la nueva derrota del acuerdo de May, miembros del partido conservador y la oposición laborista piden ya elecciones anticipadas.

Publicidad
Media: 3
Votos: 6

Theresa May durante su intervención en el Parlamento en Londres. | Reuters

A menos de dos semanas para la fecha en la que Reino Unido tiene previsto abandonar la Unión Europea, la posibilidad de salir con un acuerdo negociado acaba de desaparecer de la mesa.

Como ya hizo el pasado 15 de enero, el Parlamento británico ha vuelto a tumbar el acuerdo que la primera ministra británica, Theresa May, alcanzó con Bruselas para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, esta vez incluidos los documentos añadidos el lunes por la noche in extremis tras su reunión con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Y desde Bruselas ya han dicho que no hay una tercera oportunidad.

May ha logrado convencer a varios miembros de su partido y acortar distancias pero no han sido suficientes: la votación se ha saldado con la derrota de la premier por 149 votos (391 en contra frente a 242 a favor), la cuarta mayor derrota en la historia de la democracia británica. Hasta 75 conservadores han votado en contra del acuerdo.

La votación se ha saldado con la derrota de May por 149 votos (391 en contra frente a 242 a favor)

May sigue haciendo historia y su autoridad está cada vez más cuestionada. De hecho, antes de que se conociera el resultado de la votación, varios miembros del Partido Conservador ya sostenían que, de producirse una derrota como la que ha acabado ocurriendo, la única opción posible sería la convocatoria de elecciones generales. Eso mismo ha pedido el líder de la oposición, Jeremy Corbyn mirando de frente a May tras conocerse el resultado de la votación.

Pero a la espera de saber si esa opción podría materializarse, de momento el brexit avanza hasta la casilla de este miércoles, cuando el Parlamento está citado para una nueva votación. Sin acuerdo negociado sobre la mesa, en este caso, los miembros de la Cámara de los Comunes deberán votar si aceptan un brexit duro, una salida de la UE sin acuerdo el próximo 29 de marzo. Éste sería el peor de los escenarios posibles y todo apunta a que los diputados rechazarán esta opción por mayoría. Aunque también los hay que la defienden públicamente, como Boris Johnson, que antes de la votación del martes mantenía en la Cámara de los Comunes que “la salida sin acuerdo es la única salida segura”.

De momento, el Gobierno ya ha puesto en marcha su estrategia de cara a la votación y tiene previsto presentar a primer hora del día varios informes sobre las consecuencias de una salida sin acuerdo con la intención de influir en la votación. Como si no hubiera ya suficientes advertencias sobre las devastadoras consecuencias que tendría que Reino Unido se fuera de la UE dando un portazo dentro de tan sólo 17 días.

Si el Parlamento británico rechazara pedir una extensión a Bruselas, las opciones serían celebrar un segundo referéndum, elecciones anticipadas o que no haya brexit

Johnson y sus colegas aparte, si como es previsible el Parlamento rechaza la salida sin acuerdo, seguiríamos avanzando hasta la siguiente casilla, la del jueves. Entonces se celebraría una nueva votación para decidir si se pide a la UE una extensión del artículo 50 con el fin de retrasar la fecha de salida prevista para el 29 de marzo; y todo apunta a que en esa votación ganaría el ‘sí’.

La idea del gobierno británico sería pedir una prórroga por un período corto, de no más de tres meses, pero la última decisión la tiene Bruselas y los 27 tendrían que estar de acuerdo; algo que decidirían en la cumbre del próximo 21 de marzo.

Aunque antes, como ya han apuntado desde varios gobiernos, entre ellos el español y el propio presidente francés, Emmanuel Macron, Londres debería aportar una hoja de ruta y explicar con qué objetivo querría retrasar la salida. Además, la UE considera adecuado que la salida se produzca antes del 23 de mayo, cuando se celebrarán elecciones para elegir un nuevo Parlamento Europeo.

Si, por el contrario, el Parlamento británico rechazara pedir una extensión a Bruselas, las opciones serian celebrar un segundo referéndum, elecciones anticipadas o que no se llegue a producir nunca el brexit. La que sigue siendo la opción más fácil, teniendo en cuenta que, si en manos de la Unión Europea está el conceder o no una prórroga a Londres, sólo en manos de Londres está la posibilidad de revocar directa y unilateralmente el artículo 50 sin necesidad de aprobación de Bruselas, decidir no abandonar nunca la UE y acabar de una vez con todo esto.