Público
Público

Brexit El falso billete de Boris Johnson que ha entrado en la colección del British Museum

Un billete ficticio con la imagen del Primer Ministro británico diseñado por un activista anti-brexit forma ya parte de la colección de monedas del British Museum.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Billete de Boris Johnson

Donde debería estar el rostro de la reina, aparece el de Boris Johnson. Así comienza el juego de las siete diferencias entre un billete autentico de diez libras y este otro que no tiene ningún valor en el mercado pero ya forma parte de la historia de Reino Unido después de que el British Museum haya decidido incluirlo en su colección.

Pero volvamos al juego: el billete de Boris pertenece al Banco de las Mentiras del brexit y no al de Inglaterra. Donde en el original aparece impreso: Prometo pagar al portador la suma de… en este pone: Prometo no pagar al NHS (Servicio Nacional de Salud) la suma de… Y esa cantidad es 350 millones de libras, lo que la campaña pro-brexit sostuvo que Reino Unido abonaba cada semana a la UE y que tras el brexit podrían destinar al NHS en su lugar. De ahí la leyenda que lo acompaña: promesas, promesas, promesas.

Aunque el billete es completamente falso, el British Museum ha decidido añadirlo a su colección de monedas, medallas y otras divisas porque, como ha explicado a varios medios Tom Hockenhull, uno de los conservadores del departamento: "somos un reflejo de la historia y estos billetes representan la historia económica, social y política".

Habla en plural porque también forma ya parte de la colección un segundo billete donde el protagonista es el parlamentario conservador Jacob Rees-Mogg, un hombre conocido como el honorable miembro del siglo dieciocho porque representa la imagen más rancia de la élite clasista inglesa. Por eso en este caso el billete pertenece al Banco Imperial del brexit, el mensaje es Prometo pagarte a ti menos que a mí, el valor está en guineas -la antigua divisa de Reino Unido- y añade dos leyendas: Arrogantus toffo Posterium y Por el privilegio de unos pocos.

Un segundo billete donde el protagonista es el parlamentario conservador Jacob Rees-Mogg

Detrás de la idea y el diseño de ambos está Dick Daniel, un antiguo profesor de arte activista anti-brexit y miembro del grupo Bath for Europe que cuenta a Público que idea hacer algo divertido porque "el humor es una excelente manera de involucrar a las personas. Incluso aunque no estén de acuerdo, pueden ver el lado divertido". Dick añade que se decidió por unos billetes porque le permitían mezclar imagen y palabra en un formato "muy reconocible". De hecho, Hockenhull añade que: "La gente a menudo usa billetes para difundir mensajes políticos simplemente porque si algo tirado en el suelo parece un billete, es más probable que lo cojas".

"Hay gente que me ha dicho que lo ha impreso y lo tiene en la nevera, el escritorio o incluso en la puerta de la oficina", asegura Dick

Aunque entren ahora en el museo estos billetes llevan ya mucho tiempo confirmando que han sido un éxito. Cuando Dick los diseñó el año pasado hicieron una primera impresión de 5.000 pero "a la gente le encanta repartirlos y se han hecho más de 250.000", cuenta. "Hay gente que me ha dicho que lo ha impreso y lo tiene en la nevera, el escritorio o incluso en la puerta de la oficina". Se pueden descargar de forma gratuita desde la web de la asociación, que presume de que el British Museum ya incluyó antes otro elemento anti-brexit diseñado por una de de sus miembros, el bEUret una boina azul con estrellas inspirada en la bandera comunitaria que también se ha convertido en un elemento muy presente en las protestas.

Por si hay por ahí algún partidario de que Reino Unido abandone la Unión Europea que se moleste, desde el departamento de moneda del British Museum dejan claro que estarían encantados de incluir también algún billete pro-brexit, pero no les consta que existan. De hecho, Hockenhull ha hecho un llamamiento: "Si hay alguno, tenemos que adquirirlo porque queremos ambos lados de la historia, no solo el 48%".

Los billetes de Boris Johnson y Jacob Rees-Mogg se suman así aun colección de lo más variada de la que ya forman parte, entre otros, uno con la imagen de Lady Di creado por Banksy y que el representante del artista donó a la institución el pasado mes de febrero, uno con el rostro del personaje de Doctor Who que fue utilizado en la serie y a otro casi idéntico al original de cinco dólares que aparecía en la película Goldeneye.