Público
Público

Brexit Las ideas más rancias de los aspirantes a suceder a May en el Gobierno británico

Entre los diez aspirantes —ocho hombres y dos mujeres— a suceder a Theresa May hay un partidario de bajar los impuestos a las rentas más altas, otro de reducir el plazo legal para abortar, el que califica a las feministas de "fanáticas odiosas", la que se opone al matrimonio gay y otra contraria a que se hable de relaciones LGTB en los colegios. Y todos a favor del brexit. 

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Boris Johnson, uno de los principales aspirantes a suceder a May. (ANDY RAIN | EFE)

Son diez aspirantes a suceder a Theresa May al frente del Gobierno británico. Ocho hombres y dos mujeres que tendrán que lidiar con la crisis del brexit. Un regalo envenenado al que ninguno le hace ascos, pues hay una meta superior: llegar al poder, algunos después de años y años persiguiendo ese objetivo.

En esta carrera de fondo por el poder hay algunos que llegan mejor colocados que otros, pero no hay un favorito indiscutible. Estos son los llamados a suceder a May; sólo uno lo logrará.

Dominic Raab

Cuando este lunes Dominic Raab se disponía a presentar públicamente su candidatura a nuevo líder de los conservadores y por ende nuevo Primer Ministro británico, la persona encargada de anunciarlo frente al atril, la jefa del Comité de Mujer e Igualdad, María Miller, decía: "Algún día conseguiré que Dominic crea que es feminista, después de todo". Entre los asistentes, algunas risas. Pero pocas. Porque lo que este hombre ha dicho y sigue manteniendo no es para bromas.

En enero de 2011 la palabra brexit no existía, David Cameron no llevaba ni un año como Primer Ministro británico y que Theresa May pudiera algún día ocupar su puesto en Downing Street era algo que sólo estaba en sus sueños más íntimos (los de ella). Dominic Raab, exsecretario para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, era entonces un parlamentario conservador más cuando su nombre saltó a los titulares de todos los periódicos e informativos del país por algo que había escrito en Politics Home: donde aseguraba que había que acabar con la "intolerancia feminista" que provocaba "discriminación contra los hombres". Llegó incluso a decir que "las feministas se encuentran entre los fanáticos más odiosos".

Han pasado ocho años y medio y ahora Raab es uno de los diez conservadores que aspira a suceder a May, que entonces lo criticó públicamente por sus declaraciones. Preguntado ahora por esas palabras, Raab dice que sigue pensando lo mismo. Nada más que añadir.

Andrea Leadsom

Cuando en 2013 el parlamento británico aprobó la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo, Andrea Leadsom se abstuvo en la votación. Años ha seguido manteniendo que no es partidaria de que estas uniones sean consideradas matrimonio porque "el matrimonio en sentido bíblico solo puede ser entre un hombre y una mujer"

Esther McVey

Las declaraciones más polémicas de otra de las candidatas son de hace sólo unos días. En una entrevista en la emisora de radio LBC la expresentadora de televisión Esther McVey sostenía que las clases de educación sexual en las que se habla de relaciones LGTB no deberían impartirse hasta que los alumnos tengan "la edad apropiada"; según ella partir de los 16 años. Pero añadía que los padres son quienes deben decidirlo y ser libres para poder sacar a sus hijos de esas clases si lo consideran adecuado. Las críticas le han llovido desde su propio partido y desde la oposición, que ha califica sus ideas de "ilegales, inmorales y peligrosas".

Jeremy Hunt

El actual Ministro de Exteriores, que votó por permanecer en la UE pero ya ha dejado claro que ahora está a favor del brexit, es el segundo favorito tras Boris Johnson. Estos días se ha hablado de él porque insiste en que el plazo legal para poder abortar debería reducirse a 12 semanas en vez de las 24 semanas establecidas. Para que esto no le quite votos ni popularidad, ha dejado claro que sólo es una opinión personal y que si llegara a Primer Ministro no cambiaría la ley. Lo que sí haría en ese caso es duplicar los fondos que Reino Unido destina a defensa, porque cree que en un escenario post-brexit el país necesitará reforzarse en ese aspecto. Ese es Hunt, que siempre será recordado por ese pequeño desliz que tuvo cuando al hablar de su mujer dijo que era japonesa cuando en realidad es china.

Boris Johnson

El favorito en todas las quinielas, encuestas y casas de apuestas lanzaba este fin de semana su gran promesa: una bajada de impuestos; pero no a las rentas más bajas, no. Johnson propone que si ahora son los que ganan entre 56.000 y 168.000 euros los que pagan un 40% de impuestos, esa horquilla comience en los que ganan 89.000 euros. Es decir, una bajada de impuestos en toda regla para cerca de 3 millones de ciudadanos.

Otros candidatos

Rory Stewart, un exmilitar tan pacífico y con tan buenas intenciones que parece difícil que vaya a poder llegar hasta el final de la carrera con apoyos suficientes; Michael Gove, el examiguísimo de Johnson que ahora no quiere ni pronunciar su nombre; Matt Hancock, que se define a sí mismo como "un nuevo comienzo" y cuyo mantra es "muévete rápido y haz que las cosas ocurran"; Sajid Javid, que después de un año como Ministro del Interior apenas ha hecho progresos en las reformas de inmigración que prometió; y Mark Harper, hasta ahora partidario de permanecer en la UE pero que ahora apuesta defiende el brexit.

El jueves sabremos quienes continúan en la carrera; el que menos apoyos reciba y aquellos que sólo obtengan el respaldado de 16 o menos diputados conservadores, no pasarán a la siguiente ronda. La semana del 22 de julio sólo quedará uno y ese será el nuevo Primer Ministro británico.