Público
Público

El Brexit no se producirá hasta 2019 por el "caos" del Ejecutivo de Londres

Fuentes británicas reconocen que ciertos departamentos no están listos para arrancar el proceso de salida por falta de personal.

Cualquier demora en el proceso posiblemente motivará críticas de los miembros del Partido Conservador de la primera ministra británica, Theresa May. EFE

AGENCIAS

MADRID.— Los plazos autoimpuestos por el Ejecutivo de Londres para empezar la tramitación de su salida de la Unión Europea se retrasan. La intención de la primera ministra conservadora, Theresa May, era lanzar el proceso a finales de este año o principios de 2017, nunca antes, porque según explicó, el país necesita tiempo para prepararse. Ahora algunos de sus ministros dudan de que se active el Artículo 50 del Tratado de Lisboa el próximo año porque la situación en el Ejecutivo es "caótica", denuncian al 'Sunday Times' fuentes ministeriales.

"No tienen la infraestructura para la gente que necesitan contratar. Dicen que ni siquiera saben las preguntas adecuadas que hacer cuando comiencen las negociaciones con Europa", han afirmado esas fuentes, al tiempo que aseguraban que es muy complicado pensar en el principio del Brexit antes de otoño de 2017.

Uno de los primeros pasos es activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece un periodo legal de dos años para acordar con Bruselas los términos de la separación. Según 'The Sunday Times' algunos ministros en puestos clave han comunicado a miembros de la City de Londres que no estarán listos para iniciar esas conversaciones en las fechas previstas por la falta de personal en los nuevos departamentos creados para manejar la salida de Reino Unido.

En concreto, fueron dos esos nuevos departamentos para trabajar en la escisión en el comercio exterior, liderados por David Davis y Liam Fox, grandes cabezas visibles de la campaña a favor de la separación. Davis ha contratado a menos de la mitad de las 250 personas que necesita para el departamento mientras que Fox tiene menos de 100 de los 1.000 negociadores de comercio que necesitaba.

Los líderes europeos, por su parte, han tomado una postura firme sobre la velocidad de salida. La canciller alemana, Angela Merkel, ha subrayado que, aunque era entendible que Reino Unido necesitaría unos cuantos meses para elaborar su estrategia, "nadie quiere un largo periodo de limbo". Entre bambalinas ha habido una creciente toma de conciencia en las capitales europeas de que la ventana de negociación del Brexit de dos años es demasiado corta.

Eso sí, Theresa may sabe que cualquier demora en el proceso posiblemente motivará críticas de los miembros del Partido Conservador de May que favorecen la salida de la UE, como John Redwood, quien ha pedido una rápida separación del bloque.

Las elecciones en mayo y en Alemania en septiembre también podrían retrasar el arranque del Brexit. Pero algunos ministros discrepan. Es el caso del responsable de Comercio Internacional británico, Liam Fox, quien dijo en julio que el próximo año podría ser el mejor momento para que Reino Unido inicie el proceso de salida.

Más noticias de Internacional