Público
Público

Bruselas pide para Ucrania el estatus de candidato a la UE pero exige "importantes" reformas

Las recomendaciones de la Comisión Europea servirán de base para el debate entre jefes de Estado de la cumbre los próximos 23 y 24 de junio, donde se responderá a la petición de entrada en la UE de Ucrania, Georgia y Moldavia.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, da una rueda de prensa sobre los dictámenes de la Comisión sobre las solicitudes de adhesión a la UE de Ucrania, Moldavia y Georgia en Bruselas, Bélgica, el 17 de junio de 2022.
Ursula von der Leyen da una rueda de prensa sobre los dictámenes de la Comisión sobre las solicitudes de adhesión a la UE de Ucrania, Moldavia y Georgia en Bruselas, Bélgica, el 17 de junio. Oliver Hoslet / EFE

La Comisión Europea ha propuesto este viernes otorgar a Ucrania el estatus de candidato a ingresar en la Unión Europea, según ha declarado en una rueda de prensa la jefa de la institución, Ursula von der Leyen. En su dictamen, el colegio de comisarios europeos da luz verde para que los líderes europeos concedan este estatus a Kiev, pero fija una serie de condiciones que será la base del debate de los Veintisiete la próxima semana.

"Ucrania ha demostrado claramente la aspiración del país y su determinación de estar a la altura de los valores y las normas europeas", declaró von der Leyen a los periodistas en Bruselas.

Tras examinar la solicitud de Ucrania en tiempo récord, el Ejecutivo europeo ha emitido un dictamen favorable en el que recomienda a los Estados miembros concederle el estatus de candidato, así como a Moldavia. La decisión se ha producido solo un día después de que Francia y Alemania expresaran en su visita a Kiev su apoyo rotundo a conceder el estatus a Ucrania.

La decisión que tomen los Veintisiete sobre Ucrania en la cumbre deberá ser unánime

Las recomendaciones y argumentos de Bruselas servirán de base para el debate entre jefes de Estado y de Gobierno de la cumbre los próximos 23 y 24 de junio, en el que los países de la Unión Europea decidirán no solo qué responden a la petición de entrada de Ucrania, sino también de Georgia y Moldavia. En ese debate de líderes europeos se perfilarán más las condiciones, la 'hoja de ruta' en palabras del presidente francés, Emmanuel Macron. Eso sí, cualquier decisión que adopten los Veintisiete sobre el estatus de candidato de Ucrania debe tomarse por unanimidad.

Rusia ya se ha pronunciado al respecto de la decisión de la Comisión Europea. Este mismo viernes, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, ha revelado que sigue de cerca los esfuerzos de Ucrania por convertirse en miembro de la Unión Europea, especialmente a la luz de una mayor cooperación en materia de defensa dentro de la UE. "La cuestión requiere nuestra mayor atención, porque todos somos conscientes de la intensificación de los debates en Europa sobre el tema del fortalecimiento del componente de defensa de la UE", ha afirmado el portavoz.

Bruselas ha realizado en un mes una opinión que suele llevar casi un año, una vez las autoridades ucranianas respondieron también con una agilidad sin precedentes a los cuestionarios técnicos. Ucrania solicitó su adhesión al club comunitario pocas semanas después de la invasión rusa ordenada por Vladimir Putin el pasado 24 de febrero.

"Positiva y equilibrada"

Las reacciones de los socios de la UE no han tardado en producirse. Desde Madrid, el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha considerado "positiva y equilibrada" la propuesta de la Comisión Europea de otorgar el estatus de candidato a Ucrania aunque con ciertas condiciones pero no ha aclarado específicamente si España la respaldará.

Albares ha puntualizado que la decisión sobre si se concede el estatus de país candidato a entrar en la UE a Ucrania tendrá que tomarla "todo el Consejo", es decir, los líderes de los Veintisiete en la cumbre que celebrarán la próxima semana, si bien no ha señalado abiertamente si en el caso de España su postura será favorable.

El Gobierno ha evitado hasta ahora respaldar abiertamente la entrada de Ucrania en la UE, como sí han hecho otros países, sobre todo los que comparten frontera, incidiendo en que se trata de un procedimiento reglado en el que hay que cumplir una serie de condiciones previas.

Incluso durante su visita a Kiev el pasado 21 de abril, y con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, a su lado, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, evitó respaldar expresamente la adhesión inmediata de Ucrania, como planteaba el Gobierno ucraniano.

Así, Sánchez dijo que España apoyará la "aspiración legítima" de Ucrania de entrar en la UE, porque "está claro que pertenece a la familia europea", y defendió que la "filosofía" española es respaldar la ampliación, puesto que no es un país fundador. Además, ofreció el apoyo de España a Ucrania en el "camino" de transformación que debe acometer para poder ser candidato.

Cautela en Portugal

El Gobierno portugués, que hasta ahora ha mantenido una postura de cautela sobre la adhesión de Ucrania a la Unión Europea (UE), estudiará la decisión de Bruselas para definir su posición pero aseguró que lo "más fundamental" es que haya "unidad europea".

"Siempre dijimos que lo más fundamental sobre Ucrania era mantener la unidad europea y naturalmente nuestra postura va a ser siempre coherente con esa posición", dijo este viernes el ministro de Exteriores, João Gomes Cravinho, en rueda de prensa en Lisboa, tras recibir a la opositora bielorrusa Svetlana Tijanóvskaya.

Sobre el apoyo mostrado por Francia, Alemania, Italia y Rumanía a que Ucrania obtenga de inmediato el estatus de candidato respondió que los procesos de adhesión al bloque europeo exigen siempre "consenso". Gomes Cravinho apuntó que la próxima semana habrá condiciones para definir la posición portuguesa, tras estudiar el informe de Bruselas.

Portugal ha mantenido hasta la fecha una posición de cautela respecto a la adhesión de Ucrania a la UE. Aunque no se manifestó directamente en contra de concederle el estatuto de candidato, el primer ministro luso, António Costa, defendió esta semana que se buscasen "alternativas" a la entrada de Ucrania en la UE para no crear "falsas expectativas" con un asunto sobre el que no existe unanimidad en los Veintisiete.

Propuesta "sensata"

Mientras tanto, el Gobierno neerlandés consideró "bien equilibrada" y "sensata" la propuesta de conceder a Ucrania "una perspectiva europea" y después el estatus de "candidato" para entrar en la Unión Europea (UE), al tiempo que subrayó que "hace justicia a la situación" en ese país en guerra.

En declaraciones a la prensa tras el Consejo de Ministros, el ministro neerlandés de Exteriores, Wopke Hoekstra, explicó que la propuesta de Bruselas se ha considerado cuidadosamente y está "bien equilibrada y es sensata".

Además, subrayó que espera que "en aras de la unidad", el Parlamento nacional y los otros miembros de la Unión Europea (UE) acepten el estatus de "candidato".
Consideró que esto "envía una señal" de que no se dejará sola a Ucrania y opinó que la propuesta de la Comisión "hace justicia a la situación en Ucrania", que fue invadida por Rusia el pasado 24 de febrero.

Hasta ahora, el Gobierno neerlandés había sido más crítico a una posible adhesión exprés de Ucrania a la UE y había instado a Bruselas a establecer las condiciones para otorgar el estatus de "candidato" al país europeo, lo que llevó al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, a hablar directamente con el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, para pedirle su respaldo.

Hoekstra ha negado que la posición anunciada este viernes sea un cambio de postura por parte del Gobierno de Rutte sobre una posible adhesión exprés, y recordó que aún se deberán cumplir criterios porque "no son procesos que empiezan hoy y terminan mañana".

En 2016 ya surgió un debate político y social en Países Bajos sobre la posible entrada de Ucrania a la UE, después de que Bruselas alcanzara un acuerdo de asociación con Kiev para una mayor cooperación regional, lo que se entendió como un paso previo a la futura unión del país a la zona comunitaria.

Esto llevó a organizar un referéndum consultivo en el que más del 60% votó en contra del acuerdo, y el gobierno tuvo que pedir garantías a Bruselas de que ese tratado de asociación no era un trampolín de entrada a la UE y que no podía derivarse de él ningún derecho a la cooperación militar.

Países Bajos logró esas garantías en una declaración que se agregó en 2017 al acuerdo, lo que garantizó sur respaldo al tratado y su total entrada en vigor. La propuesta de Bruselas tiene ahora que ser respaldada por los 27 Estados miembros.

Más noticias de Internacional