Público
Público

Argentina La búsqueda del submarino argentino entra en una "fase crítica" por la falta de oxígeno

El submarino ARA San Juan podría estar sin propulsión y bajo el agua por un fallo eléctrico, lo que dejaría a los tripulantes con un nivel crítico de oxígeno si es que no pudieron renovarlo en los últimos días

Un hombre pasa ante una bandera argentina en apoyo de la tripulación del submarino desaparecido en la base naval de Mar del Plata. | REUTERS

Walter Bianchi y Nicolás Misculin (Reuters)

La búsqueda del submarino argentino desaparecido hace una semana en el Atlántico Sur ha entrado este miércoles en una "fase crítica": la Armada argentina advirtió hoy de que los 44 tripulantes podrían empezar a sufrir la falta de oxígeno, pues las reservas duraban inicialmente hasta hoy. 

El submarino ARA San Juan podría estar sin propulsión y bajo el agua por causa de un fallo eléctrico, lo que dejaría a los tripulantes con poco oxígeno si es que no pudieron renovarlo en los últimos días, indicó un funcionario.

"Estamos en la parte crítica, particularmente en cuanto al oxígeno. No tenemos ningún rastro", dijo en Buenos Aires Enrique Balbi, portavoz de la Armada argentina.

No obstante, Balbi manifestó esperanza en que el clima favorable de este miércoles permitiera novedades en la búsqueda, luego de que el fin de semana el fuerte viento y algunas tormentas dificultaran el operativo de rescate, en el que participan cerca de 4.000 personas y unos 30 aviones y barcos de Argentina, Estados Unidos, Reino Unido, Brasil y Chile.

Hasta ahora, se ha patrullado por aire una superficie de casi 500.000 kilómetros cuadrados donde se cree que podría estar el submarino, aunque falta rastrillar una amplia área de forma marítima.

Los familiares de los tripulantes comenzaban a mostrar su desesperación en el Mar del Plata, a cuya base militar el submarino debía haber llegado a comienzo de la semana.

"Vinimos hoy porque teníamos esperanza de que habían vuelto. Es incomprensible que haya pasado tanto tiempo. Tenemos mucho dolor", declaró entre llantos a Reuters Elena Alfaro, hermana de Cristian Ibáñez, experto en radares que iba en la nave.

El ARA San Juan, el más moderno de los tres submarinos de la flota argentina, fue botado en 1983. Construido en Alemania, tiene un largo de 65 metros y funciona con motores diésel y a electricidad, según datos oficiales.

La nave partió el lunes 13 de noviembre de Ushuaia rumbo a Mar del Plata, una ciudad turística situada 400 kilómetros al sur de Buenos Aires y debía llegar a su base el domingo o el lunes pasado. La última vez que entabló contacto con el continente fue el miércoles 15.

(Información de Nicolás Misculin.)