Público
Público
Únete a nosotros

La Comisión Europea descalifica a Tsipras en su campaña por el "sí"

Argumenta en un comunicado que el país estaba ya "sobre ruedas" pero el primer ministro griego "lo ha hecho descarrilar"

Publicidad
Media: 1
Votos: 3

Jean Claude Juncker (derecha), presidente de la Comisión Europea, conversa con el primer ministro griego Alexis Tsipras. EFE

MADRID.- La Comisión Europea ha hecho público en la mañana del martes un comunicado para pedir al pueblo griego que vote "sí" en el referéndum que se celebrará el próximo domingo, y en el que no dudan en descalificar al primer ministro griego, Alexis Tsipras. 

La nota comienza asegurando que Tsipras heredó un país "sobre ruedas" y lo ha hecho "descarrilar". Refuerzan este argumento, el más empleado por la Comisión y los acreedores, recordando que las previsiones para la economía griega de este año eran de un crecimiento del 2,9%, pero eso era "antes de que Tsipras se convirtiese en primer ministro y revirtiese esta tendencia positiva", ha querido subrayar el órgano europeo.

El comunicado afirma que el domingo "el pueblo griego tiene una oportunidad para devolver el país a la certidumbre" votando "sí" el domingo, y vuelve a repetir la postura de las instituciones en los últimos días: que lo que votará el electorado heleno es "si permanece en la zona euro".

La Comisión se hace eco de las palabras del presidente del Partido Popular Europe, el francés Joseph Daul, quien declaró que "es indignante que un país que estaba en camino a la recuperación haya sido llevado al borde del colapso por el gobierno irresponsable de extrema izquierda de Syriza", culpándole no solo de poner en peligro a Grecia "sino también a los otros 18 estados miembros de la eurozona".

"En mi carrera política nunca había visto a un primer ministro de un país de la UE ignorar los destinos y el bienestar de sus ciudadanos solo para poder llevar adelante sus políticas", proseguía Joseph Daul. 

El presidente del PPE respondía a las apelaciones a la democracia de Tsipras recordándole que "todos los líderes de la UE y los gobiernos han sido elegidos democráticamente", y por tanto tienen la obligación "de hacer uso del dinero público de sus ciudadanos de la mejor manera posible", por lo que solo pueden seguir ayudando a Grecia si "demuestra que es un socio digno de confianza".

"El 5 de julio (fecha del referéndum) el pueblo de Grecia tienen la oportunidad de poner fin a esta situación de incertidumbre por su propio bien y el de todos los ciudadanos de la UE", concluía Daul.