Público
Público

CORONAVIRUS Italia estudia endurecer el aislamiento, después de haber multado a más de 50.000 personas

Todavía hay demasiada gente en las calles italianas. Hay quien hace la compra a diario en vez de semanalmente, quien saca al perro varias veces al día y quién sale a hacer deporte en los parques, como si nada. Los cuerpos policiales, mientras tanto, hacen unos 190.000 controles diarios. En los últimos días ha habido incluso 8.000 multas por jornada. 

A man looking out onto the balcony of his house in the Trastevere district deserted due to the coronavirus outbreak in Rome, Italy 16 March 2020. Italy is under lockdown in an attempt to prevent the spread of the pandemic Coronavirus. Several European cou
Un hombre asomado a su balcón en el distrito de Trastevere, en Roma. EFE/Massimo Percossi

manuel tori

Si se quiere vencer al coronavirus en Italia, es cierto que todavía hay demasiadas personas por la calle. Muchos ciudadanos, periodistas y políticos coinciden con esta idea. Hay quien hace la compra a diario en vez de semanalmente, quien sacar al perro varias veces al día y quien sale a hacer deporte en los parques, como si nada. Bien es cierto que la mayoría de los transalpinos están cumpliendo escrupulosamente el restrictivo decreto ley destinado a frenar el avance del coronavirus. Pero no todos. Lo cual está empezando a ser una prioridad para las autoridades italianas.

El Gobierno italiano de Giuseppe Conte está más cerca de endurecer la cuarentena en todo el pais. Lo cierto es que los número, por el momento, siguen creciendo. Atendiendo a los últimos datos ofrecidos por la Protección Civil Italiana, los enfermos actuales en el país ascienden a 33.200, a lo que hay que sumar 3.400 fallecidos y 4.400 personas curadas. Dos datos son los más sorpredente de ayer: por un lado, Italia supera a China en número de fallecidos (3.200); y el incremento de 4.500 nuevos contagiados en un sólo día.

Las fuerzas del orden italianas, mientras tanto, intensifican sus controles. Según lo que informan los medios de comunicación del país, desde que se aplicó el decreto ley que imponía la cuarentena en toda Italia, más de 50.000 personas han sido multadas por no tener un motivo válido de desplazamiento. Si por un lado el primer día fueron denunciadas unas 2.000 personas, en los últimos días ha habido incluso 8.000 sanciones por jornada. Los cuerpos policiales están haciendo unos 190.000 controles diarios.

Más de 50.000 personas han sido multadas por no tener un motivo válido de desplazamient

"Será inevitable prolongar el bloqueo total", asegura el primer ministro, Giuseppe Conte: "Las medidas restrictivas están funcionando. Obviamente, cuando alcancemos el pico de los contagios y estos empezarán a decrecer, no podremos volver a la vida de antes enseguida". Y añade: "Por el momento no están previstas otras medidas restrictivas, pero si no se respetarán las prohibiciones tendremos que actuar". La estrategia del presidente del Ejecutivo italiano, así pues, será: prolongar el bloqueo actual, endurecer las normas si fuera necesario y vuelta escalonada a la vida normal cuando baje la curva de los contagios.

Aunque el premier Conte asegure que "por el momento" no estén previstas otras medidas restrictivas, la prensa italiana, que suele adelantarse con solvencia a los planes del Consejo de Ministros del país transalpino, asegura que muy pronto el jefe del Ejecutivo podría firmar un nuevo decreto ley, encaminado a endurecer las medidas anti coronavirus. Se prevén más cierres comerciales que no sean de primerísima necesidad, pero sobre todo más controles policiales. En aras de limitar la expansión de un virus muy contagioso, la idea no es la de bloquear todo un país, sino limitar y perseguir aquellos desplazamientos innecesarios que favorecen la propagación del virus.

La Fontana Di Trevi sin turistas | EFE

Entre hoy y mañana el Ejecutivo italiano decidirá si aplicar un decreto ley todavía más severo para frenar los contagios por coronavirus. Lo asegura, negro sobre blanco, el diario italiano La Repubblica, tras haber entrevistado a la ministra de Interior, Luciana Lamorgese. Desde que se decretó la cuarentena generalizada en todo el país "las fuerzas del orden han controlado más de un millón de personas y se han ejecutado 50.000 multas por no haber respetado las disposiciones del Gobierno". Para La Repubblica, el Ejecutivo transalpino ya estaría "listo para aprobar" unas nuevas medidas si aumentan progresivamente tanto las multas, como los contagios.

"Aquí el problema es que por un lado veo gente que se va de paseo y, por el otro, hay gente que no puede respirar en el hospital", lamentó este jueves el presidente de la región Lombardía, Attilio Fontana, en una entrevista concedida al conocido diario italiano Corriere della Sera. Hay que tener presente que Lombardía es el área más afectada por el coronavirus en toda Italia, prácticamente la mitad de los contagiados residen allí: "Los números de esta epidemia continúan siendo preocupantes", asegura Fontana, visiblemente molesto en los últimos días con muchos de sus conciudadanos. "La situación es muy fea, muy fea. Lo siento, pero no podemos hacer como si nada frente a la realidad.

"Las personas no usan mascarillas y todavía hay demasiada gente por la calle. Las medidas de seguridad, desgraciadamente, no son todavía tan contundentes como prevén nuestros estándares", aseguró ayer por la mañana en Milán Sun Shuopeng, el vicepresidente de la Cruz Roja China, quien, según la prensa italiana, es el que "ha derrotado el virus en Wuhan". El asiático, en visita a Lombardía para ayudar a las autoridades italianas, afirma: "Hay que cerrar las actividades económicas y prohibir los desplazamientos de las personas. Hay que actuar rápidamente, todos tienen que estar en cuarentena, en casa. La vida de las personas es lo más importante", explica quien sabe que ahora, en Wuhan, la situación está bajo control. Y añade: "Controlando la cuarentena es más fácil identificar los contagiados por Covid-19".

El diario La Repubblica, en uno de sus artículos, detalló algunas de las excusas más absurdas empleadas por la gente, en los últimos días, para justificar inútilmente sus desplazamientos a las fuerzas del orden: "Mi chica me ha echado de casa", "Quiero ver dónde vive tal cantante", "Quiero jugar a la quiniela", "Si no me doy un paseo no consigo dormir", "Se acaba de romper el móvil", "El pan está más bueno en aquel pueblo". La Repubblica hace una magnífica lectura de lo que está ocurriendo en Italia y que podría pasar en cualquier país: "Somos todos tan creativos, tan fantasiosos, a veces incluso un poco patéticos. Miles de italianos están pululando sin motivo...aunque el motivo es, en realidad, estar por ahí pululando".