Público
Público

Cowen acepta poner fin a la agonía del Gobierno irlandés

El 'premier' pierde a seis ministros y adelanta las elecciones al 11 de marzo

IÑIGO SÁENZ DE UGARTE

La autoridad del primer ministro irlandés, Brian Cowen, ha quedado una vez más en evidencia con la dimisión de cinco ministros de su Gobierno. Cowen ganó en la noche del martes la moción de confianza que se votó en el grupo parlamentario del Fianna Fáil. Pero el precio de esta pírrica victoria fue la dimisión del ministro de Exteriores, Micheál Martin, que había pedido antes la retirada de Cowen. Horas más tarde, le acompañaron otros cinco miembros del Gabinete.

Los acontecimientos forzaron a Cowen a anunciar finalmente la fecha de las elecciones anticipadas, reclamadas por la oposición desde hace tiempo. Se celebrarán el 11 de marzo, una vez que el Parlamento apruebe las leyes económicas que acompañan al Presupuesto.

El fracaso del último intento de Cowen por sobrevivir políticamente resultó obvio cuando decidió no reemplazar a los ministros dimisionarios. ¿Qué sentido tenía una remodelación de un Gobierno agónico a menos de dos meses de las elecciones? El primer ministro pretendía sustituirlos por miembros del grupo parlamentario. Los nuevos podrían hacer campaña con un mensaje nuevo y marcar distancias con los anteriores ministros.

Según la prensa irlandesa, Cowen no encontró candidatos dispuestos a inmolarse. Uno de ellos lo dejó claro a la televisión irlandesa RTE: 'Quizá tenga algunas posibilidades si me presento ante los electores como un humilde diputado. Pero me apedrearían si aparezco en un coche oficial del ministerio'.

La estrategia de Cowen terminó por venirse abajo cuando los verdes, aliados del Fianna Fáil en el Gobierno, rechazaron la entrada de nuevas caras en el Gabinete. Cowen tuvo que repartir las carteras entre los demás ministros.

Los verdes, que ni se molestaron en ocupar sus escaños cuando el primer ministro explicó los cambios en el Parlamento, impusieron además la fecha de las elecciones. Cowen quería que se celebraran después del 17 de marzo, Día de San Patricio, patrón de Irlanda. Los socios no le dieron esa satisfacción.

El Fianna Fáil se dispone a afrontar la peor derrota electoral de su historia. Los sondeos pronostican que puede perder hasta la mitad de sus 71 escaños actuales. La crisis, culminada por el rescate de la economía del país por créditos de la UE y del FMI, ha destruido su credibilidad.

Al igual que en los momentos más sombríos de la historia del país, muchos irlandeses han respondido con la emigración a un paro que ronda el 13,5%, y el 25% en el caso de los menores de 24 años.

Mil personas salen del país de media cada semana, según un estudio de un organismo oficial. Entre abril de 2010 y el mismo mes de este año, habrán emigrado unas 60.000 personas en busca de trabajo en un país que tiene 4,4 millones de habitantes. La hemorragia no se detendrá ahí. Otros 40.000 se irán en los 12 meses siguientes.

Más noticias de Internacional