Público
Público

El Dalai Lama apoya los Juegos Olímpicos de Pekín

El líder de los budistas del Tibet, país ocupado por China, niega las acusaciones de intento de boicot al evento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Dalai Lama, jefe espiritual de los budistas tibetanos, expresó su apoyo a los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Pekín este sábado, negando las acusaciones provenientes de China de que estaba intentando sabotear el evento.

La controversia comenzó cuando el Dalai Lama, que huyó hacia India en 1959 después de un conato de revuelta contra el régimen comunista, llamó a protestar de forma pacífica en China contra el mandato sobre la región del Tíbet en una entrevista televisiva en enero.

'Su Santidad el Dalai Lama siempre ha apoyado los Juegos Olímpicos de Pekín, y lo vuelve a reafirmar', aseguró Chime Chhoekyapa, el secretario personal del líder espiritual.

'La entrevista televisiva ha sido sacada de contexto y tergiversada', dijo Chhoekyapa desde Dharamsala, lugar de residencia del Dalai Lama.

'Su Santidad ha expresado en la entrevista que el boicot a los Juegos era demasiado radical', dijo el asistente.

El delegado de China en el Tíbet , Zhang Qingli, acusó al Dalai Lama el viernes de 'instar al sabotaje a través de amenazas'.

Marcha en protesta 

Cinco grupos que dicen representar a los miles de exiliados tibetanos tienen planeado aprovechar los Juegos Olímpicos para marchar desde la India hasta el Tíbet para protestar por el mandato Chino en la zona.

Estas organizaciones han afirmado que no buscan la aprobación del Dalai Lama, quien ostenta un estilo moderado y sólo busca más autonomía para el Tíbet y no una total independencia.

El sábado, el líder espiritual expresó a través de un comunicado que pedía a las organizaciones no gubernamentales y al pueblo chino que se recordara la represión china en el Tíbet y la situación de urgencia en el Himalaya.

'Sobre el asunto de los Juegos Olímpicos, es de conocimiento público que su santidad ha apoyado el derecho que tiene China de organizar el evento en 2008', informó el gabinete del Dalai Lama en una declaración emitida en Dharamsala.

El Dalai Lama dejó la capital del Tíbet, Lhasa, en 1959 tras una fallida revuelta contra las tropas comunistas que habían invadido la zona 9 años antes.

El 10 de marzo de cumplen 49 años desde que el líder espiritual tuvo que exiliarse, pero todavía sigue siento una importante figura de la vida tibetana.