Público
Público

La derecha francesa planea multar el burka con 750 euros

El rival de Sarkozy se suma a la polémica sobre su prohibición en las calles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jean-François Copé, jefe de la mayoría parlamentaria derechista y rival en ciernes del presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha pisado el acelerador en su pugna personal por el poder usando el burka como arma arrojadiza. Mientras Sarkozy sigue vacilando sobre la oportunidad de reprimir su uso, Copé ha hecho pública la propuesta de ley que planea presentar para prohibir el velo integral en las calles. Para lograrlo, propugna multar con 750 euros a las mujeres que lo lleven en un espacio público.

Copé, un diputado que no escatima esfuerzos para desgastar al presidente, confió todos los detalles del futuro texto al semanario Figaro Magazine, publicado el martes. El político de la UMP (Unión por un Movimiento Popular) detalló que la proposición de ley preverá multas para quienes se paseen por un espacio público vestidas con un velo integral.

Según el proyecto, para evitar mencionar explícitamente el velo o el islam, la multa se aplicaría a 'cualquier persona de la que se constatara que, en la vía pública, lleva la cara integralmente cubierta'. Esa formulación será un dolor de cabeza para los prefectos y encargados de las circulares de aplicación, puesto que cubrirse la cara es una libertad en carnaval y otros eventos, e incluso una obligación profesional para ciertos trabajadores.

El compañero de partido de Sarkozy añadió que el texto instaurará una 'multa con agravantes para una persona que obligue a una mujer a llevar el velo integral'.

Copé minimizó las disensiones en la derecha. Además, quitó hierro a su acelerón legislativo: mientras que anunció que el proyecto de ley llegará en enero, el diputado afirmó que no exigirá que pase a examinarse en el orden del día del pleno de la Asamblea 'antes de marzo'.

Eso significa que la propuesta se tramitará antes de que la comisión parlamentaria oficial que estudia la situación del burka en las calles francesas haya presentado sus conclusiones. Justo en esas fechas, Francia entrará en la campaña electoral para los comicios regionales de marzo. Asimismo, la decisión de Copé implica que el voto y adopción eventual de la ley no es prioritario y que será postergado.

Distinta es la posición del líder del Movimiento Democrático (centro no sarkozysta), François Bayrou, quien ayer se mostró contrario a ver a los policías correr detrás de las mujeres con velo para multarlas. Su posición coincide con la que un día antes hizo pública el Partido Socialista tras un periodo de reflexión.

Los pocos centímetros de tela del velo, que lleva el 0,006% de la población femenina (unas 2.000 mujeres en todo el país), se han convertido en una auténtica monomanía de la derecha francesa. El presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán, Mohammed Moussaoui, manifestó hace dos semanas su inquietud por el 'sentimiento de incomprensión' que generan los debates sobre el burka.