Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones en Reino Unido Los conservadores amplían la ventaja frente a los laboristas, según una encuesta

Jeremy Corbyn perdería los puntos obtenidos durante la crisis del gobierno de Theresa May y el Partido del Brexit frenaría su crecimiento, según 'The Observer'.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro británico, Boris Johnson. / EFE

Los conservadores de Boris Johnson han ampliado la ventaja frente a los laboristas de Jeremy Corbyn en un sondeo de intención de voto, antes de que el Parlamento vuelva a pronunciarse sobre un posible adelanto electoral en el Reino Unido.

La encuesta, hecha por la firma Opinium para el dominical The Observer, señala que los tories del primer ministro británico le llevan una ventaja de diez puntos al Laborismo, primera formación de la oposición, a pesar de la polémica decisión de Johnson de suspender las sesiones parlamentarias la próxima semana.

Los conservadores han obtenido el 35% de apoyo, un alza del 3% frente a otra encuesta reciente, mientras que los laboristas bajan un punto hasta el 25 %, en tanto que los liberaldemócratas suben dos puntos hasta el 17% y el Partido del Brexit baja tres puntos hasta el 13%, según Opinium, que consultó a un total de 2.009 adultos entre el 4 y el 6 de septiembre.

La Cámara de los Comunes decidirá este lunes en una votación si da luz verde a la convocatoria de elecciones generales el próximo 15 de octubre, pero los principales partidos de la oposición ya han adelantado que no respaldarán esta iniciativa del Gobierno.

El primer intento de llamar a los británicos a las urnas fue rechazado el pasado miércoles por la cámara baja. Para adelantar las elecciones –previstas para 2022–, el Gobierno necesita el apoyo de dos tercos de los comunes.

División entre los conservadores

La decisión de Johnson de suspender las sesiones parlamentarias hasta el 14 de octubre, días antes del brexit, ha enfurecido a una parte de los conservadores y a los partidos de la oposición.

La ministra británica de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, presentó anoche su dimisión, descontenta con la expulsión de compañeros de fila autorizada por Johnson, después de que 21 diputados tories decidieran apoyar el veto a un brexit duro.

En su carta de dimisión remitida ayer al premier, la ahora ex ministra admitió que no creía que "el principal objetivo" del Gobierno sea salir del bloque europeo sin acuerdo.

La oposición y 21 diputados tories se hicieron el miércoles con el control de la agenda parlamentaria, reservada al Ejecutivo, y consiguieron tramitar una ley que veta un "divorcio" duro de la UE.

Esa pieza legislativa establece que el primer ministro tiene hasta el 19 de octubre para conseguir un acuerdo con la UE, de lo contrario deberá pedir a la UE un retraso del "brexit" de tres meses –hasta el 31 de enero de 2020–.