Público
Público

Elecciones en Reino Unido El Parlamento británico decide hoy si respalda el adelanto electoral propuesto por Johnson

Boris Johnson necesita el apoyo de dos terceras partes de la Cámara para poder celebrar elecciones el 12 diciembre. Mientras, Bruselas podría anunciar hoy una extensión hasta el 31 de enero con la posibilidad de ser cancelada antes si Westminster ratifica el acuerdo de salida.

El primer ministro británico, Boris Johnson, durante un debate en la Cámara de los Comunes.- EFE

Después de dos intentos fallidos el pasado septiembre, el primer ministro británico, Boris Johnson, vuelve a buscar el apoyo del Parlamento para hacer realidad su deseo de unas elecciones anticipadas, en este caso, el 12 de diciembre. La Cámara de los Comunes deberá pronunciarse este lunes.

La ley que regula el procedimiento electoral establece que debe contar con el respaldo de dos terceras partes de la Cámara; eso son 422 diputados, pero su partido sólo cuenta con 288. Imposible por tanto que saque su plan adelante salvo que una parte del Partido Laborista se ponga de su lado.

Su líder, Jeremy Corbyn, han insistido en que se opondrán a un adelanto electoral mientras la posibilidad del brexit sin acuerdo siga sobre la mesa. Está por ver si cambiaría de opinión toda vez que Bruselas anuncie qué tipo de extensión acaba concediendo.

¿Qué es lo que Johnson propone?

El plan de ruta presentado por el primer ministro británico pasa por tres etapas: que el Parlamento concluya con el proceso de ratificación de su acuerdo con Bruselas en las próximas semanas, que Reino Unido abandone la UE justo después y que, ya una vez fuera, los británicos acudan a las urnas el 12 de diciembre.

Para que Reino Unido pueda abandonar la Unión Europea según el plan de Johnson, es necesario que la extensión que Bruselas acabe concediendo sea por un período inferior a los tres meses que solicitó, o lo que se conoce como una flextensión.

Algunos medios británicos apuntaban el domingo por la noche que eso precisamente es lo que Bruselas podría anunciar este lunes: una extensión hasta el 31 de enero pero con la opción de que el brexit pueda producirse el 30 de noviembre o el 31 de diciembre si el acuerdo es ratificado antes. Habría que ver si, de confirmarse, este tipo de prórroga sería suficiente garantía contra un brexit duro para hacer cambiar de opinión a la oposición.

¿Hay alternativa al plan de Johnson?

De momento hay una. La han presentado dos partidos de la oposición, el Liberal Demócrata y el Partido Nacional Escocés (SNP). Un proyecto de ley con el que también buscan celebrar elecciones en diciembre pero en una fecha distinta, el día 9.

La diferencia es que ellos reclaman que los comicios se celebren antes de la salida de Reino Unido de la UE y no al revés. Y para ello es imprescindible que la prórroga concedida por Bruselas sea hasta el 31 de enero.

Pero ambos partidos sólo suman 45 diputados, así que para sacar su propuesta adelante necesitan contar con el apoyo de los laboristas o el de los conservadores, los dos grandes grupos de la Cámara.

Durante una entrevista a BBC el domingo, el presidente del Partido Conservador, James Cleverly, sostuvo que la alternativa propuesta por la oposición era "claramente un truco”. 

Pero fuentes de Downing Street citadas por el diario The Guardian sostienen que, en caso de una derrota del plan de Johnson, “analizaremos todas las opciones para lograr el brexit, incluidas ideas similares a las que han propuesto otros partidos de la oposición”.

¿Para qué elecciones si Johnson ya es primer ministro?

Johnson es un primer ministro con las manos atadas. Al poco tiempo de su nombramiento perdió la mayoría que su partido tenía en la Camara de los Comunes y cada trámite parlamentario resulta una pesadilla para él.

Las encuestas pronostican que podría recuperar la mayoría y en caso de elecciones después del brexit, sus opciones aumentarían. Durante la campaña explotaría el mensaje de que fue él quien logró acabar con la incertidumbre del brexit. Teniendo en cuenta que han pasado ya tres años y medio desde el referéndum, no parece un mal eslogan de campaña. Resultado: cinco años por delante en Downing Street en vez de los dos que le quedarían ahora, en el mejor de los casos.

Más noticias de Internacional