Público
Público

Fallece el presidente de Polonia en un accidente de avión

Todos los pasajeros, 97 personas, han muerto en el siniestro. Lech Kaczynski viajaba con su mujer, el jefe del Estado Mayor, el gobernador del Banco Central de Polonia y otros miembros del Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Lech Kaczynski y su mujer, María. EFE/RADEK

El presidente de Polonia, Lech Kaczynski, ha fallecido junto con otras 96 personas al estrellarse el avión en el que viajaban tras una maniobra de aproximación fallida al aeropuerto de Smolensk (oeste de Rusia). 'Según datos precisados, a bordo del avión Túpolev-154 que se estrelló cerca de Smolensk había 97 personas, incluidos 88 integrantes de la delegación polaca', que encabezaba Kaczynski, dijo el portavoz del Ejecutivo, Pawel Gras, a la televisión rusa.

El gobernador de la región de Smolensk, Serguéi Antufiev, ha confirmado que a bordo del avión del presidente Kaczynski  se encontraban también su esposa Maria Kaczynska, el Jefe del Estado Mayor General y Viceministro de Relaciones Exteriores Andrzej Kremer, y el presidente del Banco Central de Polonia Slawomir Skrypek.

Polonia celebrará elecciones presidenciales anticipadas tras la muerte de Kaczynski, según un portavoz del Gobierno, al dejarse parte de las instituciones polacas huérfanas de poder. 'En concordancia con la Constitución, tendremos que realizar elecciones presidenciales anticipadas', dijo a Reuters Gras.

'Por ahora, el presidente de la Cámara baja del Parlamento, Bronislaw Komorowski, es automáticamente (...) el presidente interino', manifestó. Expertos constitucionales aseguran que los comicios deben ser anunciados dentro de dos semanas y que el proceso debe desarrollarse dentro de dos meses después de la convocatoria.

Un portavoz de este gobierno regional señala como posible causa del accidente un error del piloto, al que se le indicó que debía aterrizar en Minsk, la capital bielorrusa, pero decidió aterrizar en Smolensk. El avión se estrelló bajo una espesa niebla a unos dos kilómetros del aeropuerto de la región occidental rusa de Smolensk.'El aparato aéreo se enganchó en los árboles, se cayó y quedó destruido. ', ha afirmado.

La niebla y la insistencia del piloto en aterrizar parecen la causa

El avión, un Tupolev TU-154 que salió desde Varsovia, se estrelló a unos 400 metros de la pista de aterrizaje del aeropuerto militar. Las primeras investigaciones apuntan a un aterrizaje fallido a causa del mal tiempo por la niebla que rodeaba al aeropuerto. Un funcionario polaco en Smolensk confirmó a la agencia de noticias Reuters que no se han rescatado supervivientes del siniestro.

'El avión se incendió después del choque y los equipos comenzaron a intentar rescatar a los pasajeros de la gravemente dañada aeronave', declaró por su parte el portavoz del Ministerio de Exteriores polaco desde Varsovia.

Acompañanado a Kazcynski se encontraban su mujer, la economista Maria Kaczynska, y el gobernador del Banco Central de Polonia, Slawomir Skrzypek. El presidente encabezaba una delegación oficial que tenía previsto conmemorar el 70 aniversario de la masacre de ciudadanos polacos a manos de las fuerzas soviéticas en Katyn, durante la primavera de 1940.


Ver mapa más grande

Kaczynski, que tenía 60 años, llegó al cargo en 2005 y colideraba con su hermano gemelo Jaroslaw el partido Ley y Justicia. Graduado en Derecho y Administración por la Universidad de Varsovia, Kaczynski fue designado ministro de Justicia el 12 de junio de 2000, cargo que abandonó el 4 de julio de 2001. Después, ocupó la alcaldía de Varsovia desde noviembre de 2002 a diciembre de 2005. El presidente y su esposa tenían una hija, Marta.

El pueblo polaco ha quedado sumido en el llanto. La tragedia ha unido, una vez más, a los ciudadanos polacos, que dejaron de un lado la rivalidad política entre conservadores y liberales para llorar juntos por la muerte de Kaczinski y del resto de altas personalidades que viajaban en el avión siniestrado.

El propio primer ministro y hasta hoy gran rival político de Kaczynski, Donald Tusk, no podía reprimir las lágrimas tras conocer la noticia, mientras miles de compungidos varsovianos acudían en masa a las puertas del palacio presidencial para depositar flores y velas.

Para muchos polacos, se trata ya de la mayor tragedia nacional vivida por Polonia desde la II Guerra Mundial y que, para más desolación, tuvo como escenario las cercanías de Katyn, 'un lugar maldito para la historia polaca', como dijo hoy el ex presidente Aleksander Kwasniewski.

Varsovia y el resto de ciudades se tiñeron a lo largo del día de los colores de la bandera

Varsovia y el resto de ciudades polacas se tiñeron a lo largo del día de los colores rojo y blanco de cientos de miles de banderas nacionales, colocadas en casas particulares, edificios públicos y transportes como preludio de la semana de luto nacional que vivirá el país durante los próximos siete días.

También muchos medios de comunicación y portales web del país centroeuropeo se han adelantado a las jornadas de duelo y aparecen en blanco y negro, algo que mañana se generalizará en todos los periódicos, revistas y televisiones del país.

La delegación polaca se dirigía a Smolensk para asistir a la conmemoración de otra tragedia: el 70 aniversario de la masacre de Katyn, el bosque donde las tropas de la URSS asesinaron por orden de Stalin a más de 20.000 oficiales polacos en los albores de la II Guerra Mundial.

Esta nueva catástrofe para Polonia ocurrida en suelo ruso, en el momento en el que los dos países se disponían a cerrar una herida abierta durante siete décadas, preocupa especialmente al Kremlin. Pocos minutos después del accidente, el presidente ruso fue informado de lo ocurrido. Medvédev ordenó la puesta en marcha inmediata de una comisión de investigación, que presidirá el primer ministro, Vladimir Putin, en persona. Putin se desplazó a Smolensk para reunirse con los miembros de la comisión de investigación.

Medvédev llamó después por teléfono a Bronislav Komorovski, presidente del Parlamento polaco, que ha asumido la jefatura del Estado en funciones, para prometerle que 'todas las circunstancias de esta tragedia serán investigadas de la manera más escrupulosa en estrecha cooperación con la parte polaca' .

Moscú envió también al lugar del siniestro a investigadores de la Fiscalía rusa, además de a diez equipos de bomberos. Las dos cajas negras del avión ya se han recuperado. En Smolensk, se esperaba anoche al gemelo del presidente, el ex primer ministro, Jaroslaw Kaczynski. El primer ministro polaco, Donald Tusk, está ya en el lugar donde Lech Kaczynski halló la muerte, informa Axier Amo Izarra.

Las autoridades polacas han decretado una semana de luto. 'Acabo de firmar una decisión sobre el anuncio de una semana de luto nacional', dijo el jefe de Estado interino y presidente del Parlamento polaco, Bronislaw Komorowski. 'Debemos estar todos unidos frente a esta gran tragedia nacional', añadió. 'Hoy no hay izquierda ni derecha, no hay ninguna diferencia. Todos lo sentimos por las familias de los fallecidos', afirmó Komorowski, citado por la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

Esta tarde se ha celebrado un primer funeral en la catedral Castrense de Varsovia. El embajador español en Polonia acudió en representación de la Unión Europea (UE) a esta ceremonia.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, está realizando gestiones telefónicas con autoridades polacas y de la UE para concretar las actuaciones que se llevarán, añadieron estas mismas fuentes.