Público
Público

Un fiscal investiga a Salvini por secuestro y arresto ilegal de los migrantes del 'Diciotti'

Más de cien personas permanecen retenidas en el buque militar desde hace cinco días. El ministro italiano recula y permite el desembarco. Los migrantes serán acogidos por países como Albania e Irlanda, así como por la Iglesia.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Migrantes a bordo del Diciotti continúan a la espera para desembarcar en el puerto de Catania. - EFE

La Fiscalía de la ciudad siciliana de Agrigento (sur) ha abierto una investigación contra el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, por los delitos de secuestro, arresto ilegal y abuso de poder después de haber retenido durante cinco días a más de un centenar de migrantes en Catania.

El fiscal Luigi Patronaggio ha abierto esta investigación tras conversar este sábado en Roma con funcionarios del Ministerio del Interior y miembros de la Guardia Costera sobre estos eritreos a los que el líder de la ultraderechista Liga ha tenido retenidos en Catania el 20 de agosto hasta este domingo, 26 de agostoTras la noticia, Salvini ha calificado de "vergonzoso" que se investigue "a un ministro que defiende las fronteras de un país" y ha considerado que es esencial impulsar "una reforma de la Justicia", durante un acto en Pinzolo (norte).

Salvini volvió a utilizar un discurso duro contra la inmigración para afirmar que "los traficantes de personas favorecen la inmigración clandestina" y compran "armas y droga". "No nos rendimos, yo no busco venganza sino justicia (...) Ha habido quien ha querido investigarme por tortura, la gran parte de los inmigrantes que han llegado no escapaba de la guerra", apuntó, al tiempo que recordó una vez más que Italia ha acogido a 700.000 inmigrantes en los últimos años.

En el mismo acto, el titular de la cartera de Interior italiana anunció que las 138 personas retenidas en el barco militar Diciotti por fin iban a desembarcar. Los migrantes serán acogidos por Albania e Irlanda, así como por la Iglesia católica italiana. Dublín, según ha anunciado el viceprimer ministro y titular de Exteriores irlandés, Simon Covene, aceptará entre 20 y 25 migrantes.

El ministro de Interior italiano, Matteo Salvini. - EFE

"Algunos inmigrantes van a Albania, el gobierno albanés ha demostrado ser mejor que el francés. (...) El resto de los inmigrantes irán a uno o dos países más, pero la mayoría será acogida por los obispos de la Iglesia italiana", ha declarado Salvini. Fuentes del Ministerio del Interior informaron de que "dentro de poco comenzarán las operaciones de desembarco" y los migrantes "serán llevados a un centro de Mesina", en la isla de Sicilia, antes de que empiece su distribución hacia Albania e Irlanda y sean también acogidos por la Iglesia.

El portavoz de la Conferencia Episcopal italiana (CEI), Ivan Maffei, confirmó a la agencia de noticias Ansa que "la Iglesia italiana acogerá a un centenar" y subrayó que este acuerdo "pone fin al sufrimiento de estas personas". El ministerio italiano no informó de cuántos acogerá Albania e Irlanda, pero el primer ministro irlandés, Simon Coveney, avanzó en Twitter que el país recibirá a "20-25 inmigrantes" del barco de los guardacostas italianos. "La solidaridad europea es importante y es lo correcto. El trabajo con el resto de países de la Unión Europea continua para encontrar más soluciones sostenibles", escribió.

Este acuerdo pondrá fin a diez días en los que estos inmigrantes han permanecido a bordo del barco, cinco en el mar y otros cinco retenidos en el puerto de Catania. El barco Diciotti se hizo cargo el 16 de agosto de 177 inmigrantes en el Mediterráneo y permaneció cinco días en el mar, hasta que el 20 de agosto por la noche atracó en el puerto de Catania, pero Salvini no les permitió descender.

El 22 de agosto pudieron bajar 27 menores, de edades entre los 14 y los 17 años, y este sábado lo hicieron otros 12. Salvini afirmó que mantiene su determinación para frenar los flujos migratorios hacia Italia y subrayó que "el próximo barco (que quiera desembarcar en Italia) puede darse la vuelta y volver".

Finalmente, este domingo el Gobierno italiano ha permitido que los 134 migrantes restantes que continuaban a bordo del buque Diciotti desembarcasen en el puerto siciliano de Catania.