Público
Público

El Gobierno británico declara el estado de sequía en algunas zonas de Inglaterra

Las compañías suministradoras de agua potable pueden empezar a imponer restricciones sobre el uso del agua a fin de conservar reservas.

11/08/2022 Una mujer camina por un Hyde Park inusualmente reseco en Londres, Reino Unido, este miércoles. Es probable que el Reino Unido sufra condiciones de sequía hasta octubre a medida que continúa el clima seco. La Oficina Meteorológica del Reino Unid
Una mujer camina por un Hyde Park inusualmente reseco en Londres, Reino Unido, el miércoles diez de agosto. Andy Rain / EFE

El Gobierno británico declaró este viernes oficialmente el estado de sequía en algunas zonas del suroeste, sur, centro y este de Inglaterra, ante la ausencia de lluvias y un prolongado periodo de altas temperaturas.

Con este anuncio, hecho por el ministerio británico de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, las compañías suministradoras de agua potable pueden empezar a imponer restricciones sobre el uso del agua a fin de conservar reservas.

La Oficina de Meteorología (Met, en inglés) declaró este jueves alerta de calor extremo en Inglaterra y Gales, por la segunda ola de calor, que se espera se prolongue hasta este domingo.

Las compañías suministradoras de agua potable pueden empezar a imponer restricciones sobre el uso del agua

El estado de sequía fue declarado al término de una reunión del llamado Grupo nacional de sequía, formado, entre otros, por representantes del ministerio de Medio Ambiente, las compañías de agua, la Agencia de Medio Ambiente, el Sindicato nacional de ganaderos (NFU, en inglés), así como el regulador del servicio de agua Ofwat.

El secretario de Estado del Agua, Steve Double, dijo este viernes a los medios que el país está "experimentando una segunda ola de calor después de lo que fue el julio más seco registrado en partes del país. El Gobierno y otros socios ya están tomando medidas, incluida la Agencia de Medio Ambiente, para gestionar los impactos".

"Todas las compañías de agua nos han asegurado que los suministros esenciales son seguros y hemos dejado claro que es su deber mantener esos suministros", agregó.

"Estamos mejor preparados que nunca para los períodos de clima seco, pero continuaremos vigilando la situación, incluidos los impactos en los agricultores y el medio ambiente, y tomaremos medidas adicionales según sea necesario", subrayó Double.

Algunas compañías de agua en Gales y el sur de Inglaterra ya han anunciado restricciones sobre el uso de agua, como la prohibición del uso de mangueras para regar los jardines o lavar automóviles.

La alerta por la actual ola de calor, ámbar una por debajo de la máxima (roja), estará vigente hasta el domingo y afecta en concreto al centro y sur de Inglaterra y parte de Gales.

En algunas zonas las temperaturas pueden llegar a los 37 grados, pero por debajo de las registradas en la primera ola de calor a principios del pasado julio, cuando llegaron a los 40 grados.

Según la Met, hay un riesgo "excepcional" de incendios debido a que los pastos están muy secos por la ausencia de lluvias, una situación que dura ya más de un mes, por lo que se ha recomendado a la población que evite hacer barbacoas. La ola de calor, según la Met, puede tener un efecto en la salud de los más vulnerables, como niños y ancianos, y el transporte.

En Escocia e Irlanda del Norte, en cambio, las temperaturas están en torno a los 25 grados. En la ola de calor de julio, el Reino Unido registró temperaturas inusuales para el verano y por primera vez el país se vio obligado a declarar la alerta roja.

Más noticias de Internacional