Público
Público

Italia comienza a examinar a sus inmigrantes

Los extracomunitarios deben superar una prueba de idioma para optar a la residencia

DANIEL DEL PINO

Ayer comenzaron en Florencia los primeros exámenes de italiano para los inmigrantes que han solicitado el permiso de residencia de larga duración en Italia. La medida impuesta por el Gobierno de Silvio Berlusconi entró en vigor el pasado 9 de diciembre y exige que los extranjeros aprueben al menos el 80% de las preguntas. En poco más de un mes ya han solicitado las pruebas 6.764 personas.

No obstante, este examen no será el único obstáculo que se encontrarán los inmigrantes. Los que lo aprueben tendrán que demostrar que tienen un domicilio fijo y un contrato laboral, además de presentar la certificación de la persona que le da el empleo, punto que se antoja complicado para aquellos que estén trabajando sin papeles.

"Me ha parecido más un test psicológico que un examen de lengua. De todos modos ha sido muy fácil [...]. Me esperaba preguntas sobre política o sobre la Constitución". Eran las palabras a la agencia Ansa de Elton Ebron, un albanés de 30 años que trabaja como chófer para una empresa de recogida de basuras. Él es uno de los 180 extranjeros que inauguraron ayer en Florencia y Asti, una localidad al este de Turín, los exámenes de italiano para inmigrantes.

Albaneses, marroquíes, ucranianos, moldavos y ecuatorianos encabezan las solicitudes para una prueba que consta de tres partes: una de comprensión oral, otra de comprensión escrita y una final de redacción. Y en la que se les pregunta, por ejemplo, dónde se sitúa una conversación entre dos personas que hablan de comprar un billete de tren o cómo enviar a Brasil una carta.

Luego está el caso de las personas que no saben leer o escribir ni siquiera en su propia lengua. Ayer, una mujer albanesa fue la única que suspendió la prueba. No supo siquiera firmar la hoja de asistencia a la misma.

Más noticias de Internacional