Público
Público
Únete a nosotros

Merkel paraliza las centrales nucleares más viejas de Alemania

Mientras dure la moratoria de tres meses para verificar la seguridad de las centrales nucleares del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Angela Merkel ha dado este martes un paso más en su rectificación de la política nuclear. La canciller alemana ha anunciado la paralización de siete centrales atómicas, las más antiguas de Alemania, mientras dure la moratoria de tres meses para verificar la seguridad de las centrales nucleares del país.

La desconexión afecta a 'las plantas que fueron construidas antes de 1980'. Las de construcción posterior podrán continuar funcionando con normalidad mientras dure la moratoria de tres meses.

Asimismo no retornará a la red en los próximos tres meses la planta nuclear de Krümmel, construida en 1983, pero que actualmente se encuentra paralizada tras sufrir varias averías.

La medida afecta a siete plantas construidas antes de 1980

Los acontecimientos en Japón suponen 'un corte en la historia del mundo tecnificado' y las fugas radiactivas como consecuencia del terremoto y posterior tsunami han mostrado que 'la energía atómica no está preparada para hacer frente a la violencia natural', ha declarado la canciller.

El anuncio se produjo tras una reunión con los jefes de gobierno de los cinco estados federados con plantas nucleares y los ministros de Medio Ambiente, Norbert Röttgen, y Economía, Reiner Brüderle, en la Cancillería Federal.

El titular alemán de Economía ha reconocido que el cierre, por ahora temporal, de las citadas plantas podría afectar a los precios de la energía, mientras su compañero de Medio Ambiente ha subrayado que la medida es de carácter 'preventivo' y producto de la actuación del Estado y no se basa en compromisos contractuales.

Por su parte, el jefe del Gobierno del septentrional Estado de Schleswig-Holstein, Peter-Harry Carstensen, ha señalado que dos de los tres reactores de su territorio se verán afectados por la desconexión y que ninguno de ellos volverá a la red si no existe una absoluta seguridad sobre su funcionamiento.

A su vez, el jefe de gobierno de Baden-Württemberg, Stefan Mappus, habló de 'estado de excepción emocional' a la hora de valorar la reacción ciudadana de rechazo a la energía nuclear a la vista de las imágenes procedentes de Japón.