Público
Público

Obama se despide con una contundente defensa de su legado

El presidente saliente de Estados Unidos celebra su última conferencia de prensa en la Casa Blanca antes de dejar el cargo y no elude ninguna pregunta.

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3

Obama abandona el atril tras la última rueda de prensa de su mandato. | REUTERS (KEVIN LAMARQUE)

WASHINGTHON—. El todavía presidente de Estados Unidos, Barack Obama, celebró este miércoles su última conferencia de prensa en la Casa Blanca antes de dejar el cargo en dos días. Obama no eludió ninguna pregunta en la rueda de prensa final de su mandato y aprovechó la ocasión para defender un legado que su sucesor, Donald Trump, ha anunciado que desmontará en los primeros meses de Gobierno.

Con la clara intención de contraponerse a su sucesor, Obama utilizó sus primeras palabras para valorar el trabajo de los medios de comunicación, a quienes Trump ha amenazado con vetar el acceso a la sede de Gobierno.  "Teneros en este edificio ha hecho que funcione mejor, nos ha hecho trabajar más duro, ser honestos", dijo Obama, al tiempo que admitió que no le han gustado "cada una de las historias que se han publicado", si bien ha asumido que los periodistas no pueden ser "aduladores".

A preguntas de los corresponsales en la Casa Blanca hizo un repaso de sus medidas más importantes, la mayoría de las cuales serán revertidas por el magnate neoyorquino, que ya ha anunciado órdenes ejecutivas derogatorias desde el primer día de mandato. Obama habló de muchos más asuntos, entre ellos de su polémica decisión de conmutar la pena a la exsoldado Chelsea Manning, quien en 2010 filtró un número récord de documentos secretos a WikiLeaks y de quien dijo que ha cumplido ya una "dura" sentencia a prisión.

Obama dijo sentirse "muy cómodo" con su decisión sobre Manning, porque cree que se ha hecho justicia.

La semana pasada, Wikileaks había asegurado que Assange "aceptaría su extradición a Estados Unidos" si Obama garantizaba "clemencia a Manning". "Assange confía en que ganaría cualquier juicio justo en Estados Unidos", afirmó hoy WikiLeaks en Twitter tras conocerse la decisión de Obama de conmutar la pena a Manning.

En respuesta, Obama señaló durante su conferencia de prensa que no presta "mucha atención" a los tuits de Assange, por lo que su propuesta de viajar a Estados Unidos "no fue una consideración" en el caso de Manning.

Otro tema candente que abordó el presidente saliente fue el de Rusia. Obama se mostró a favor de mantener una "relación constructiva" con Rusia, pero pidió a su sucesor, Donald Trump, que no "confunda" el objetivo de las sanciones que su Gobierno impuso a Moscú y que no están relacionadas con el conflicto en Ucrania.

Obama también se refirió a las recientes declaraciones de Trump al diario The Times, en las que apuntó a la posibilidad de poner fin a las sanciones contra Rusia por la anexión de Crimea y la injerencia en Ucrania a cambio de un nuevo recorte de los arsenales nucleares. A este respecto, también argumentó que Estados Unidos debe posicionarse a favor de "los principios básicos" porque, "si un país como Estados Unidos, la mayor democracia del mundo, no está dispuesto a defender estos valores, ciertamente Rusia o China no lo harán".

También se refirió a otro de sus polémicos movimientos en la recta final de su Presidencia: la abstención estadounidense que permitió aprobar una resolución contra los asentamientos israelíes en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Obama explicó que el objetivo era "enviar una señal de alerta" porque "se estaba creando una realidad sobre el terreno que haría imposible la solución de los dos estados", que ha defendido como única opción para la paz entre israelíes y palestinos.

"No podemos forzar a las partes a llegar a la paz", afirmó, si bien señaló que la situación actual "es insostenible" porque supone una amenaza para el propio Estado de Israel, debido a la ola de violencia que se ha desatado.

En cuanto a Cuba, con quien su Gobierno inició un diálogo el 17 de diciembre de 2014 para normalizar las relaciones bilaterales después de más de medio siglo, abogó por mantener este rumbo, a pesar de las "diferencias" que separan a ambos países, entre las que ha mencionado "la represión" de los Derechos Humanos.

Obama se ha mostrado seguro de que, si Estados Unidos mantiene una "política justa" hacia la isla caribeña, las condiciones de vida del pueblo cubano —a quien dice querer beneficiar con estos contactos— "mejorarán enormemente".

El 44º presidente de Estados Unidos ha anticipado además a qué dedicará su tiempo una vez deje el cargo que ha ocupado desde 2009, cuando se convirtió en el primer mandatario negro en la historia del país norteamericano.

Obama ha confesado que quiere dedicarse a escribir y a disfrutar de su familia, especialmente de sus hijas. El líder demócrata agradeció el martes en Twitter a su mujer, Michelle, que haya desempeñado un cargo que no pidió "y lo haya hecho suyo".