Público
Público

Paraguay impone una pena de arresto domiciliario a una militar por amamantar a su bebé

La Corte ratifica una pena de 45 días de prisión a la teniente Quinteros, madre de un niño de tres años. La militar solicitó a sus superiores que la excluyeran de las guardias de 24 horas que se realizan sus compañeros cada tres jornadas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

La militar Carmen Quinteros junto a su bebé recién nacido.

Se llama Carmen Quinteros Giméne, es una militar paraguaya y su delito ha consistido en solicitar un permiso para amamantar a su hijo recién nacido. Como lo oyen. Tal y como informa El País, esta teniente de fragata reclamó a sus superiores que la excluyeran de las guardias de 24 horas que se realizan cada tres jornadas. La decisión de la Corte Suprema del país suramericano ha dictaminado que Quinteros tendrá que enfrentarse a 45 días de prisión por falta disciplinaria. Pena que podrá cumplir en su domicilio.

Esta militar de 33 años apeló al derecho de su bebé a nutrirse como corresponde a un niño de su edad, reclamo que un juzgado de la niñez entendió conforme a derecho, exigiendo a su superior a que le concediera tales permisos. Sin embargo, el militar decidió desplazar a la teniente de su puesto originario como administrativa a otro en una "unidad operativa", lo que implicaba que Quinteros tenía que hacer frente a permanencias en el cuartel que alcanzaban las 32 horas.

Se abría de este modo un escenario que la teniente ni siquiera se había planteado en un principio, a saber; un pulso entre el derecho civil y el castrense. La presión social hizo que los superiores de Quinteros trataran de enviarla a prisión alegando calumnias, momento en el cual el Defensor del Pueblo paraguayo tuvo a bien presentar un habeas corpus para evitar esta situación. 

Finalmente este lunes el fallo de la Corte ha avalado la pena inicial que dictaminó en su día un tribunal militar contra Quinteros. Tras la sentencia, los letrados que defienden a la teniente han solicitado, sin éxito, al presidente Mario Abdo Benítez, que interceda. "Yo no puedo ir contra la ley. Hicimos las averiguaciones para saber cómo está el caso, pero los asesores jurídicos de la Presidencia me dicen que no está en nuestra atribución interceder", zanjaba el mandatario.

Por su parte, la ministra de la Mujer, Nilda Romero, ha querido pronunciarse afirmando que “la sanción [contra Quinteros] está fuera de tiempo y es un mal precedente”. Por último, Romero ha destacado que la teniente tiene en su mano la posibilidad de recurrir ante la Justicia internacional.