Público
Público

La Policía desaloja al centenar de inmigrantes atrapados en la frontera entre Francia e Italia

Permanecían en un paseo marítimo de una localidad fronteriza en protesta por la decisión de París de bloquearles el paso

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

Agentes arrastran a uno de los inmigrantes atrapados en Ventimiglia. - AFP

La Policía italiana ha comenzado a desalojar este martes al centenar de inmigrantes que permanecen bloqueados desde hace días en Ventimiglia, en la frontera entre Italia y Francia.  

Los agentes han ido retirando a los inmigrantes del paseo marítimo en el que se encontraban. Muchos de ellos han tratado de impedirlo cruzándose de brazos y tumbándose en el suelo para evitar la movilización. En equilibrio sobre las rocas del llamado Puente de San Ludovico, este grupo de personas, procedentes de Somalia, Eritrea y Etiopía en su mayoría, continuaban su protesta ante la decisión de Francia de impedirles el paso. 

Finalmente, las autoridades les han obligado a subir a un autobús de la Cruz Roja para acompañarles a la estación de Ventimiglia, donde recibirán comida y asistencia médica, según fuentes policiales citadas por la agencia Reuters. Algunas de ellos se rebelaron ante la imposición, por lo que se produjeron momentos de tensión, pero la mayoría aceptó el desalojo. En la estación de Ventimiglia duerme también desde hace días otro centenar de inmigrantes, bloqueados por la decisión de Francia de cerrarles el paso.

Los medios de comunicación italianos han destacado las condiciones infrahumanas en las que se encuentran estas personas, que para continuar su protesta se ven obligadas a lavarse con agua del mar, a afeitarse entre los escollos y que empiezan a tener heridas y yagas en la espalda y las piernas. Duermen sólo con la protección de una mantas isotérmicas, a pesar del fuerte viento y la lluvia de estos días y siguen mostrando carteles en inglés: "Necesitamos pasar".

El ministro del Interior francés, Bernard Cazeneuve, aseguró este lunes que su país no ha suspendido el espacio Schengen de libre tránsito ni ha cerrado su frontera con Italia, sino que sencillamente se ha limitado a aplicar controles más férreos. Cazeneuve agregó que los inmigrantes no van a pasar y que se tiene que ocupar de ellos Italia, como dictan las leyes europeas.

Estos inmigrantes explican que no quieren quedarse en el país, ya que su destino es Francia, donde viven sus familias. Tramitar cualquier tipo de papeleo, como peticiones de asilo, significaría no poder abandonar Italia. En la frontera italiana para acceder a Niza, camionetas y agentes de la Gendarmería impiden el paso a todos los inmigrantes africanos.

Italia ha protestado ante esta situación y el eurodiputado italiano Brando Benifei presentó una pregunta parlamentaria a la Comisión Europea para pedir explicaciones sobre si Francia estaba violando el tratado de libre circulación de Schengen.