Público
Público

La radiactividad de Fukushima llega a Washington

Lo ha hecho en "niveles bajos" y sin riesgo, según el Departamento de Salud

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades sanitarias estadounidenses han detectado bajas cantidades de radiactividad en el estado de Washington (costa oeste) procedentes de Japón, informó el Departamento de Salud.

La cantidad de contaminación de yodo es 'muy pequeña' y las autoridades han asegurado que no presentan un peligro para la salud.

'La radiación detectada relacionada con la emergencia nuclear en Japón no presenta un riesgo para Washington', informaron las autoridades sanitarias en un comunicado.

'Las cantidades de yodo radiactivo son millones de veces inferiores a los niveles que serían un problema de salud', agregó el Departamento, que aseguró que 'a pesar de estas pequeñas cantidades detectadas, el estado general de los niveles de radiación no ha aumentado'.

Además, indica que está midiendo cada hora el nivel de radiación en cuatro localizaciones a lo largo del estado en las principales ciudades de Washington: Seattle, Olympia, Richland y Spokane.

El Departamento asegura que la radiación no llega en altos niveles debido a la distancia 

En este sentido, indicó que los niveles de lectura de radiactividad están a la par con las mediciones federales y de los vecinos canadienses.

Para tranquilidad de los usuarios, el Departamento asegura que la radiación de los reactores nucleares japoneses dañados en el terremoto no está llegando a Washington en altos niveles debido a la distancia y a la mezcla con el aire.

La Agencia de Protección Medioambiental estadounidense (EPA, por su sigla en inglés) ha habilitado un mapa en su página web donde los ciudadanos pueden ver los niveles de radiación en todo el país.

Las autoridades estadounidenses han indicado que no hay riesgo de radiación Estados Unidos, por lo que no es necesario que la población tome píldoras de yoduro de potasio.

El yoduro de potasio, una sal similar a la que se utiliza para cocinar, previene la absorción de yodo radiactivo, lo que a su vez reduce la amenaza de sufrir cáncer de tiroides a raíz de la radiactividad.

Conocido químicamente como KI, el yoduro de potasio satura la tiroides con yodo no radiactivo, lo que disminuye la cantidad de yodo radiactivo que la glándula puede absorber.