Público
Público

Refugiados La ONU y el Gobierno de Uganda reconocen un fraude con 300.000 refugiados 'fantasma'

Una investigación en el tercer país del mundo con más refugiados revela que las autoridades contabilizaron hasta un 20% más de refugiados durante la crisis por el conflicto en Sudán del Sur, entre julio de 2016 y julio de 2017. Cuatro miembros del Gobierno han sido cesados y hay sospechas de tráfico con mujeres y niñas refugiadas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mujeres y niños suponen la mayor parte de los refugiados que llegan a Uganda. - MOHAMMAD GHANNAM (MSF)

Uganda alberga 300.000 personas refugiadas menos de los que contabilizaba su censo oficial. Así lo han constatado el propio Gobierno del país y las Nacionales tras una investigación que comenzó después de varias denuncias por un posible fraude en la gestión de refugiados. Según los datos de la investigación, el país africano contaba con un 20% de refugiados "fantasma", según publicaron este martes medios locales.

Según la investigación, realizada por la oficina del Primer Ministro y el Alto Comisariado de la ONU para Refugiados (ACNUR), el número de refugiados en Uganda, el tercer país del mundo que más acoge, es de 1,1 millones, mientras los datos anteriores de esta agencia internacional mencionaban la existencia de 1,4 millones.

"Un número de casos fueron desestimados en la investigación por fallecimiento o retorno repentino a sus países de origen", explicaron los dos organismos, informó hoy el Daily Monitor, que el primer medio en publicar las denuncias de un posible fraude en los fondos para refugiados.

Cientos de millones de dólares

En la estafa estarían implicados miembros de Gobierno ugandés

En esas informaciones, del pasado febrero, se hablaba de un posible fraude de "cientos de millones de dólares" con los fondos internacionales para los refugiados procedentes, entre otros donantes, de Naciones Unidas, en el que estarían involucrados miembros del Gobierno.

Las acusaciones fueron realizadas entonces por la representante de la ONU en el país, Rosa Malango, quien presentó sus dudas al primer ministro ugandés, Ruhakana Rugunda, sobre el número de refugiados en el país y un supuesto abuso de fondos.

Posiboe tráfico de mujeres y niñas refugiadas

También le mencionó sus sospechas de que trabajadores de la oficina de Rugunda podrían estar traficando con niñas y mujeres refugiadas.

El Gobierno de Uganda ordenó una investigación y auditoría, y suspendió a cuatro trabajadores del Gobierno, incluido al Comisario para Refugiados, Apollo Kazungu.

Tanto el Gobierno como ACNUR atribuyen los refugiados "fantasma" al hecho de que se pudiera registrar varias veces a una misma persona, sobre todo entre mitad de 2016 y mitad de 2017, cuando el país recibió una gran ola de personas procedentes de Sudán del Sur.

"No me sorprende (...), entre julio de 2016 y julio de 2017 recibimos un número enorme desde Sudán del Sur. Algunas veces, 3.000 refugiados más de lo normal en un día. Había días que llegaban 7.000 u 8.000", alegó el portavoz de ACNUR Duniya Khan en explicaciones publicadas hoy por el Daily Monitor.

El Gobierno y la ONU han impuesto nuevas reglas para combatir el fraude, y nuevos procedimientos de verificación biométrica.

Uganda es el tercer país del mundo que más refugiados acoge, después de Turquía y Pakistán, sobre todo procedentes de países cercanos en conflicto como Sudán del Sur, República Democrática del Congo (RDC), Burundi o Somalia