Público
Público

Guerra Rusia-Ucrania Rusia corta el suministro de gas a Polonia y Bulgaria y el precio se dispara hasta un 17% 

Moscú había advertido de que en abril los importadores extranjeros tenían que pagar en rublos, algo a lo que se ha negado la Unión Europea. La empresa estatal de gas polaca PGNiG confirma que la interrupción entrará en vigor a partir de este miércoles. Los gobiernos de ambos países han confirmado este miércoles el corte. 

gasoducto polaco
Un gasoducto en el centro de Polonia en una imagen de archivo. Archivo / Reuters

Rusia ha decidido cortar el suministro de gas a Polonia desde este miércoles tras la negativa polaca a efectuar los pagos en rublos, según informó este martes la empresa estatal de gas polaca PGNiG. Los gobiernos polaco y búlgaro han confirmado este miércoles de que el corte ya es efectivo aunque descartan efectos inmediatos sobre el consumidor final. 

El ministro de Energía búlgaro, Alexander Nikolov, ha lamentado que el gas natural se haya convertido en "un arma política y económica" al servicio de Rusia para presionar a quienes han adoptado sanciones por la invasión de Ucrania. Asimismo, el Gobierno búlgaro ha apelado a la calma y ha señalado que el país tiene suficiente suministro para al menos un mes, gracias a fuentes alternativas mientras el primer ministro búlgaro, Kiril Petkov, ha acusado a Rusia de incurrir en una "grave violación" de los contratos firmados y de perpetrar un "chantaje".

Por su parte, el principal responsable polaco para temas de infraestructura energética, Piotr Naimski, ha afirmado en una entrevista radiofónica que, independientemente de lo que decida Moscú, "habrá gas". "Si no hay un cataclismo (...), el suministro de gas está garantizado", ha declarado, según la agencia de noticias PAP y recoge Europa Press. A juicio de Naimski, el corte lo único que hará es "acelerar" una transición que ya se daba por descontada, en palabras del principal responsable para temas de infraestructura energética.

Este martes Rusia notificaba el corte de suministro a Bulgaria a partir del 27 de abril, según confirmaba el Ministerio de Energía búlgaro a la agencia Reuters. La polaca PGNiG, que compra gas a la rusa Gazprom en virtud de un contrato a largo plazo que expira este año, no quiso hacer comentarios ni confirmar si el corte del gas ruso es ya efectivo o no. Lo que sí confirmó es que en los últimos días ya se ha producido en Polonia una "reducción significativa en el suministro de gas" proveniente de Rusia.

Sin embargo la agencia Reuters, que recogía datos de la red de operadores de transporte de gas de la Unión Europea, informaba de que los flujos físicos de gas a través del gasoducto Yamal-Europa desde Bielorrusia a Polonia se situaban en cero kilovatios hora (kWh) a las 15.00 horas de este martes, frente a los 52.634.785 kWh/día de las primeras horas de la mañana.

Tras la noticia, el precio del gas ha llegado a dispararse hasta en un 17% en la sesión de este martes en el mercado neerlandés, que es el referente europeo. De media, los precios ahora se mantienen un 6,6% por encima del cierre de este pasado lunes.

Rusia cumple con sus amenazas

Rusia ya había advertido a Europa que se arriesgaba a un corte del suministro de gas si no pagaba en rublos. En marzo el presidente ruso, Vladimir Putin,  emitió un decreto en el que proponía que los compradores de energía abrieran cuentas en Gazprombank para realizar los pagos en euros o dólares, que luego se convertirían en rublos. La mayoría de los países de la Unión Europea (UE), incluidos Polonia y Alemania, no aceptaron esos términos. Aquel anuncio de Putin ya disparó el precio del gas.

La propia Comisión Europea, que ha instado a los miembros de la UE a recortar hasta en dos tercios la importación de gas y petróleos rusos, consideraba esta semana que el pago en dólares o euros a través de Gazprombank es una vía legal para eludir las sanciones a Rusia.

PGNiG alega que "la suspensión del suministro de gas es un incumplimiento de contrato. Por lo tanto, la empresa tomará las medidas adecuadas para restablecer la entrega de gas natural bajo las condiciones acordadas y se reserva el derecho de reclamar sus derechos contractuales".

El Gobierno polaco hizo pública este martes una lista con los nombres de 50 compañías e individuos rusos con intereses comerciales en Polonia que serán objeto de sanciones. A las compañías afectadas, entre las que se encuentra la filial polaca de Gazprom, se les congelarán sus fondos y recursos económicos y se les cancelarán sus derechos sobre acciones y dividendos. 

Más noticias de Internacional