Público
Público

Los sondeos apuntan a un avance de la extrema derecha en las europeas de 2019

Un análisis apunta a que el bloque ultraderechista podría crecer hasta un 60% en el Parlamento Europeo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miembros del partido ultraderechista griego Amanecer Dorado durante un acto de campaña de la formación en Atenas. - REUTERS

El ascenso del partido ultraderechista y xenófobo Demócratas de Suecia en las elecciones del pasado domingo ha confirmado una vez más el auge de las fuerzas extremistas en gran parte de Europa. La formación subió cinco puntos y consolidó su condición de tercera fuerza con el 17,6% de los votos, lo que puede otorgarle un papel decisivo en la formación de un nuevo Gobierno en la históricamente liberal Suecia, un resultado que ha conmocionado al continente europeo.

Con cuatro de los 21 escaños atribuidos a Suecia en el Parlamento Europeo, de 705 miembros, la voz de los Demócratas de Suecia sería pequeña. Pero encontrará eco en muchas otras partes de la Unión Europea, ya que según un análisis realizado por Reuters de recientes elecciones y encuestas sugiere que un bloque euroescéptico podría crecer hasta un 60% en la Eurocámara tras las elecciones europeas de 2019.

Eso dejaría a los políticos hostiles a una mayor integración de la UE con alrededor de una quinta parte de la Cámara, no lo suficiente como para impulsar grandes cambios pero sí con la fuerza necesaria para desafiar a los partidos establecidos y provocar divisiones internas en cuanto Reino Unido abandone el bloque en marzo.

El análisis se basa en las últimas encuestas disponibles de agencias acreditadas en los 27 estados restantes de la UE, o en los resultados de las elecciones en los países que han celebrado comicios más recientemente. La mayoría de los sondeos preguntan cómo votarían en unas hipotéticas elecciones generales. La mayoría de los países utilizan una representación proporcional en las elecciones de la UE, lo que hace que la traducción del voto a los escaños sea relativamente simple.

La votación por regiones en Italia e Irlanda, donde las encuestas sólo ofrecen datos nacionales, complica ese proceso y, por lo tanto, el análisis de recuentos de escaños hace algunas suposiciones adicionales. Aunque sumar diferentes encuestas no es científico y ofrece poco más que una instantánea, es un método utilizado internamente por algunos funcionarios de la UE, incluso en la propia Eurocámara, para tener una idea de la configuración del próximo parlamento.

Los últimos datos indican un claro refuerzo de los movimientos alejados de los partidos tradicionales en un momento en que Steve Bannon, arquitecto del triunfo electoral del presidente Donald Trump en Estados Unidos, ha lanzado un proyecto para impulsar el voto euroescéptico en la Unión.

La actual popularidad de los partidos de la nueva coalición de Italia, Movimiento 5 Estrellas y La Liga, aumenta la posibilidad de que sus actuales bloques en Bruselas ganen tamaño. Sus perspectivas, y el auge de Alternativa para Alemania, compensan la pérdida del campo anti-UE del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), cuyos 19 miembros se irán tras el Brexit, dejando un Parlamento Europeo más pequeño.

Las encuestas sugieren que el grupo EFDD, dominado hoy por UKIP y 5 Estrellas, podría crecer de 45 a 58 escaños si no hay cambios. El grupo ENF, que incluye el Frente Nacional Francés de Marine Le Pen y el Partido Libertad holandés de Geert Wilders, casi podría duplicaría sus 35 escaños actuales, gracias en parte al aumento en la popularidad de La Liga en Italia. Eso llevaría el total combinado de los dos grupos derechistas a 119 escaños (ahora cuentan con 78) y elevaría su participación del 10,4% al 16,9%, ya que el número total de escaños se reduce a 705.