Público
Público

Strauss-Khan dio todo el apoyo del FMI al dictador

Varias redes militantes francesas y tunecinas acaban de colgar en internet un vídeo de 2008 en el que Strauss-Kahn elogia a Ben Ali

ANDRÉS PÉREZ

La insurrección de los tunecinos, que ha acabado con la tiranía de Ben Alí, también ha tenido un efecto colateral sobre la política francesa. Ha puesto en evidencia el talante del actual director general del FMI, Dominique Strauss-Kahn, cuando éste, con el favor de sondeos orquestados, busca el buen momento para descolgarse de su despacho de Washington y encarnarse como Mesías social-liberal francés.

Varias redes militantes francesas y tunecinas acaban de colgar en internet un interesante vídeo de 2008 sacado de la televisión tunecina. En él, Ben Alí condecora en su palacio a Strauss-Kahn con la medalla de "gran oficial de la Orden de la República", y este lo acepta con grandes parabienes y con un par de besos al tirano.

Más aleccionador aún es escuchar las declaraciones oficiales de Strauss-Kahn a los tunecinos por televisión: "No quería irme sin pasar por Túnez para reunirme con el presidente Ben Alí" y "decirle dos cosas", explica el supuesto aspirante a la candidatura de la izquierda en las presidenciales francesas.

"La primera, es que la economía tunecina va bien", subrayaba el hombre del Fondo, sólo cinco meses después de los disturbios del hambre que sacudieron Túnez en 2008. "La política económica es sana y es un buen ejemplo a seguir", añade. "El juicio que el FMI hace de la política tunecina es muy positivo, y no tengo ningún temor porque en Túnez las cosas seguirán funcionando correctamente", concluye confiado.