Público
Público

Tratado INF Rusia se reserva el derecho a desplegar misiles terrestres de alcance medio tras la renuncia de EEUU al tratado

"Sin duda, este paso tendrá graves consecuencias negativas y de gran alcance para toda la arquitectura de la seguridad internacional", declaró el ministro de exteriores ruso.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 Vladimir Putin con el ministro de exteriores Sergei Lavrov. EFE/SPUTNIK

Tras la retirada de EEUU del Tratado INF Rusia se reserva el derecho a tomar medidas simétricas para desarrollo y despliegue de misiles terrestres de alcance medio y más corto, comunicó el Ministerio de Exteriores ruso Sergei Lavrov.

"Ante las nuevas amenazas creadas por Washington, por supuesto, nos veremos obligados a hacer todo lo necesario para nuestra seguridad nacional. Rusia se reserva el derecho de tomar medidas simétricas en cuanto al desarrollo, fabricación y despliegue de misiles terrestres de alcance medio y corto", dice la nota.

Al retirarse del tratado "EEUU asestó otro golpe aplastante a todo el sistema de control de armas que se estaba construyendo minuciosamente durante décadas", añade.

Consecuencias en la seguridad internacional

"Sin duda, este paso tendrá graves consecuencias negativas y de gran alcance para toda la arquitectura de la seguridad internacional y la estabilidad estratégica, sobre todo en Europa. La responsabilidad de ello recae completamente en Estados Unidos", subraya.

La Cancillería rusa recuerda que Rusia emprendió medidas de transparencia sin precedentes que fueron más allá de los requisitos del Tratado, todos los esfuerzos de Moscú para entablar un diálogo profesional con EEUU fueron ignorados o bloqueados por Washington.

"Si EEUU revisa su política destructiva y vuelve a cumplir el Tratado INF, estamos abiertos a un diálogo sustantivo sobre el Tratado y sobre todas las demás cuestiones de estabilidad estratégica", concluye.

Este sábado, el presidente ruso Vladímir Putin anunció que Rusia abandona el Tratado INF tras la respectiva decisión de EEUU. Además, desde Moscú se dirigirá la fabricación de nuevos misiles hipersónicos terrestres, un rango prohibido por el tratado, según publica El País.

El 1 de febrero, el Gobierno estadounidense del presidente Donald Trump anunció que a partir de este sábado comenzará el proceso para retirarse del Tratado INF, suscrito en 1987 con la entonces Unión Soviética para prohibir los misiles balísticos y de crucero con alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros.

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, declaró que "si Rusia no retorna al cumplimiento total y verificable del Tratado en el período de seis meses", EEUU formalizará su retirada del acuerdo.

EEUU y Rusia se han acusado mutuamente en varias ocasiones de desarrollar misiles que infringen el Tratado, aunque Rusia lo niega rotundamente.

Moscú sostiene que cumple a rajatabla el acuerdo, y en cuanto al misil 9M729, la parte rusa dice que nunca se lanzó fuera del alcance especificado en el tratado.