Público
Público

Móscú y Kiev pactan un acuerdo de paz para el Este de Ucrania

Putin oficializa el pacto, que entrará en vigor el domingo, tras unas largas negociaciones con Poroshenko, Merkel y Hollande

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, estrecha la mano de su homólogo ucraniano, Petro Poroshenko. - REUTERS

Quince largas horas de negociaciones entre los líderes de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia consiguieron lo que parecía ya casi imposible, un acuerdo de paz para el este de Ucrania que ponga fin a diez meses de hostilidades que amenazan la estabilidad de toda Europa.

El presidente ruso, Vladímir Putin, apareció hacia el mediodía de este jueves ante la prensa congregada en el Palacio de la Independencia de Minsk para anunciar que se había acordado un alto el fuego en el este de Ucrania a partir del próximo domingo. "Hemos llegado a un acuerdo sobre lo importante", dijo Putin, que detalló que la tregua debe entrar en vigor a las 00.00 horas del 15 de febrero hora ucraniana (22.00 GMT del día 14 de febrero).

Putin explicó que la demora en la conclusión de las negociaciones de Minsk se ha debido a que las autoridades de Kiev se niegan a mantener contactos directos con los separatistas prorrusos del este del país.

"Por cierto, hay que decir que el acuerdo ha sido tan largo de conseguir porque, desgraciadamente, las autoridades de Kiev hasta ahora se niegan a mantener contactos directos con los representantes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk", señaló.

Putin: "El acuerdo ha sido tan largo de conseguir porque Kiev se negaba a mantener contactos directos con los representantes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk"

"A pesar de que no están reconocidas, hay que partir de la vida real, y si quieren conseguir un acuerdo duradero y construir unas relaciones hay que mantener contactos directos", agregó. El documento ha sido firmado por los separatistas en el Grupo de Contacto para Ucrania, que es el único formato negociador en el que participan.

El líder del Kremlin también dijo que el acuerdo contempla la retirada del armamento pesado desde la actual línea en la que se encuentran las tropas ucranianas y desde las posiciones que ocupaban los rebeldes en el momento de los acuerdos de Minsk (de septiembre).

Desde entonces, los prorrusos han ganado cientos de kilómetros cuadrados de terreno, por lo que la zona sin armamento pesado será más amplia de lo que se acordó en su momento. "Partimos de la base de que todas las partes del conflicto ucraniano van a manifestar contención hasta el cese total de las hostilidades", subrayó Putin.

Putin contra todos

Atrás quedaba toda una noche de negociaciones entre el jefe del Kremlin, el presidente de Francia, François Hollande, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, marcadas por la tensión en muchos momentos y en las que, a juzgar por las pocas imágenes registradas, el líder del Kremlin estaba solo contra todos.

Poroshenko, que apareció siempre arropado por Merkel y Hollande, no ocultó la dureza del encuentro al señalar que "no fue nada fácil" consensuar el acuerdo. "De hecho, se nos plantearon todo tipo condiciones inaceptables: concesiones, retiradas", dijo el líder ucraniano a la prensa.

Merkel reconoció que no se hace muchas ilusiones y que ahora de lo que se trata es de que se cumplan las medidas concretas del documento

El texto acordado entre todas las partes tiene por objetivo la aplicación de los acuerdos de paz firmados en la capital bielorrusa en septiembre de 2014. El documento, que fue firmado por el llamado Grupo de Contacto -representantes de Kiev y de los separatistas prorrusos, con Rusia y la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) como mediadores- y aprobado verbalmente por los cuatro mandatarios, no es más que un primer paso para un arreglo global, por lo que la prudencia fue la tónica en las declaraciones posteriores.

Merkel reconoció que no se hace muchas ilusiones y que ahora de lo que se trata es de que se cumplan las medidas concretas del documento. "Al final el presidente Putin ejerció presión sobre los separatistas para que aceptaran declarar un alto el fuego desde la medianoche del domingo", dijo.

También fue muy cauto Hollande, quien subrayó que las próximas horas serán determinantes para el éxito o el fracaso de la iniciativa y que este es un momento "crucial". El anfitrión de la cumbre, el presidente de Bielorrusia, Alexánder Lukashenko, incidió en que "a lo largo de la Historia se han elaborado muchos documentos, pero lo principal es cumplirlos".

Los 13 puntos del acuerdo

1. Alto el fuego inmediato en ciertas zonas (las que están bajo control separatista) de las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk, y su estricto cumplimiento a partir de las 00.00 horas (hora de Kiev) del 15 de febrero de 2015 (22.00 GMT).

2. Retirada de todo el armamento pesado a la misma distancia por parte de ambos bandos con el fin de crear una zona de seguridad de 50 kilómetros para la artillería de 100 milímetros de calibre o más. En el caso de las fuerzas gubernamentales, ese repliegue debe comenzar desde sus actuales posiciones en la línea del frente.

En lo que respecta las milicias prorrusas, la referencia será la línea de separación acordada en el Memorándum de Paz de Minsk del 19 de septiembre de 2014. Este proceso debe comenzar no más tarde de dos días después de la entrada en vigor del alto el fuego y no debe durar más de 14 días.

3. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) será la encargada de verificar el cumplimiento del alto el fuego y la retirada del armamento pesado.

4. Inicio de un diálogo para la convocatoria de elecciones locales en las zonas bajo control rebelde en consonancia con la legislación ucraniana y la ley de autogobierno aprobada en 2014, y también sobre el estatus futuro de esas zonas prorrusas.

5. Amnistía general para todos los participantes en el conflicto en las regiones de Donetsk y Lugansk.

6. Liberación de todos los rehenes y canje de prisioneros de guerra.

7. Garantizar el suministro de ayuda humanitaria a través de un mecanismo internacional.

8. Acordar un programa de restablecimiento de las relaciones económicas entre Ucrania y esas regiones, incluido la reanudación de los pagos sociales, pensiones y de los servicios bancarios.

9. Restablecer el pleno control de la frontera ruso-ucraniana en la zona de conflicto por parte del Estado ucraniano para fines de 2015. Esta medida está condicionada al cumplimiento del punto 11.

10. Retirada y desarme de todas la formaciones armadas extranjeras, armamento y también mercenarios del territorio de Ucrania bajo la supervisión de la OSCE.

11. Reforma constitucional, que debe entrar en vigor antes de finales de 2015, para la descentralización de Ucrania teniendo en cuenta las particularidades de las zonas rebeldes de las regiones de Donetsk y Lugansk

12. Celebración de elecciones locales, que debe ser consensuada entre el Gobierno ucraniano y los representantes de esas zonas rebeldes, con supervisión de los observadores de la OSCE.

13. Crear grupos de trabajo en el marco del Grupo de Contacto, que integra a Kiev, los separatistas prorrusos y Rusia y la OSCE como mediadores, para la implementación de éstas medidas.

Además, el documento incluye algunas observaciones, la más importante de las cuales es el derecho al libre uso de la lengua rusa en las zonas rebeldes.