Público
Público

Viviendas en Jerusalén Israel aprueba la construcción de miles de viviendas para ampliar sus colonias judías en Jerusalén

El acuerdo consta de 23.000 unidades de vivienda, con una inversión de casi 370 millones de euros.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Un niño palestino juega en los escombros de las casas destruidas durante la guerra de 50 días entre Israel y Hamas militantes. AFP./ SAID KHATIB

Las autoridades israelíes han firmado este lunes en Jerusalén un acuerdo urbanístico "sin precedentes" para "innovar, renovar y desarrollar" la ciudad, que incluye cientos de construcciones en asentamientos judíos en la parte oriental de la ciudad, ocupada desde 1967.

El acuerdo incluye unas 23.000 unidades de vivienda, tres millones de metros cuadrados para nuevas superficies comerciales y una inversión "récord" de 1.500 millones de shékeles (casi 370 millones de euros) para la reparación de infraestructuras, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

"Una gran parte de todo está dentro de la Línea Verde. Algunos están más allá", según informa Bety Herschman 

Algunas de las obras del nuevo plan se extienden por las colonias de Pisgat Zeev o Neve Yaakov, en la parte este, ilegales según la legislación internacional. "Una gran parte de todo está dentro de la Línea Verde (Israel). Algunos están más allá", en lo que la comunidad internacional considera como territorio ocupado, explicó la directora de la organización israelí Ir Amim, Bety Herschman, quien destacó que para ella lo más relevante es "la discriminación en los planes de construcción".

Según la directora, "faltan planes de construcción para los palestinos en el este", mientras que en el oeste los israelíes disfrutan de este tipo de construcciones para el desarrollo urbanístico.

Los palestinos y ONG denuncian enormes dificultades para que la municipalidad apruebe permisos para levantar una propiedad, algo que supone, además de largos procesos administrativos, un alto coste económico.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, celebró la firma del acuerdo y dijo: "Jerusalén no es un asentamiento. Jerusalén es la eterna capital de Israel y lo ha sido durante 3.000 años. Esto es parte de la eternidad. Estamos comprometidos con la eternidad", según una nota difundida por su oficina de prensa.

La resolución de la ONU 2334, aprobada en 2016, determinó que "el establecimiento de asentamientos por parte de Israel en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén Oriental, no tiene validez legal y constituye una flagrante violación del derecho internacional y un obstáculo importante para el logro de la solución biestatal y de una paz general, justa y duradera".