Público
Público

XXVI Cumbre Iberoamericana La ausencia de los líderes de la izquierda desluce el inicio de la cumbre iberoamericana

El boliviano Evo Morales es el único jefe de Estado de los países del ALBA que asistirá al encuentro, marcado por las crisis migratorias de Venezuela y la caravana de migrantes. La asistencia de los presidentes del resto de países es muy notable con mandatarios como Michel Temer, Enrique Peña-Nieto, Lenin Moreno, además de Pedro Sánchez y Felipe VI, entre otros.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales (i); presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (2-d), el presidente de México, Enrique Peña Nieto (2-i), y la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez (d), participan hoy en el XII Encuentro Empresarial Iberoamericano, parte de la XXVI Cumbre Iberoamericana, en Antigua (Guatemala).(MAURICIO DUEÑAS | EFE)

Con la impresión de que había poca chica, poca tela que cortar. El inicio de la XXVI Cumbre Iberoamericana que tiene lugar en Antigua (Guatemala) fue algo frío por la ausencia de los mandatarios de los países de izquierda que forman parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Sólo el presidente de Bolivia, Evo Morales, acudió al encuentro en una jornada en la que se fueron sucediendo la llegada récord de los jefes de Estado del bloque de 22 países que forman la comunidad iberoamericana. Además, por primera vez en más de una década ninguna mujer figurará entre los mandatarios de esta región. Después de la marcha de la presidenta Michelle Bachelet de Chile, la única voz femenina es la de la secretaria general Iberoamericana, la costarricense Rebecca Grynspan.

Finalmente, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, no acudió a un encuentro en el que los otros estados podrían haberle reprochado la represión de las protestas de su gobierno en mayo y empañó algo el récord de asistencia de la cumbre.

La presencia de Ortega era una de las más esperadas y todavía se especula con que pueda llegar este viernes. En cuanto a Cuba y Venezuela, la isla ha optado por mantener la política de Fidel Castro de no asistir y enviar a un ministro desde el año 2000 aunque la presencia del nuevo presidente Miguel Díaz-Canel no se descartó en lo que habría sido considerado un gesto hacia Pedro Sánchez, que visitará el país caribeño la semana que viene. Venezuela por su parte envió a su ministro de Relaciones Exteriores en lo que no es considerado una representación de alto nivel en este evento.

La ausencia de estos líderes quitó morbo a los principales temas que marcan esta cumbre iberoamericana como las crisis migratorias de Venezuela y la caravana de migrantes, junto con las tensiones regionales que tienen lugar por la situación en el país petrolero.

El país presidido por Nicolás Maduro estaba en el ambiente de la cumbre pero ningún presidente habló de ello, quizás en espera de las declaraciones y documentos que los mandatarios deben ratificar hoy, después de ser tratados en una reunión de ministros de asuntos exteriores que se celebró el jueves.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, anunció que se reuniría con varios de sus homólogos para contribuir a que se de una auténtica negociación entre Gobierno y oposición venezolanos.

Las migraciones, protagonistas en la cumbre

El tema que realmente más atención se llevó fue el de las migraciones en el continente sudamericano. Sin mencionar directamente a ningún país, los líderes mundiales fueron pronunciándose, pero no de una manera clara y concreta.

Aún así, los ministros de exteriores acordaron la necesidad de una respuesta compartida para hacer frente a este fenómeno y también se espera que este próximo sábado se apruebe un "comunicado especial" sobre el tema después de la reunión de jefes de Estado. Este documento fue propuesto por Costa Rica aunque no se refiera ni a la crisis migratoria venezolana ni a la caravana de migrantes.

También hace hincapié en la "contribución positiva" de los migrantes en los países de acogida y en el rechazo al racismo y xenofobia que a veces se enfrentan. Los otros documentos que se debatieron tratan de temas importantes pero abordados desde una perspectiva general como la igualdad de género, derecho al agua, cambio climático, trabajo decente, infraestructuras para la integración de la región y la protección de las lenguas indígenas.

Los ministros de Exteriores darán paso hoy a los jefes de Estado que ayer participaron en una cena oficial organizada por el presidente de Guatemala y anfitrión de la cumbre, Jimmy Morales.