Público
Público

Zapatero propone destinar el 0,7% del PIB a la lucha contra el cambio climático

El presidente español propone a la comunidad internacional desarrollar de forma conjunta y a un menor coste tecnologías no intensivas en carbono

EFE

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, propuso hoy en Naciones Unidas a los países industrializados destinar un 0,7% del PIB a tecnología e investigación para combatir el cambio climático.

Zapatero, que participó en la reunión de alto nivel sobre cambio climático celebrada en la sede de la ONU, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para poner en común esos recursos y desarrollar de forma conjunta y a un menor coste tecnologías no intensivas en carbono.

Su intervención en la cumbre tuvo lugar a puerta cerrada y fue la secretaria de Estado para el Cambio Climático, Teresa Rivera, quien explicó que ese 0,7% —un porcentaje similar al compromiso de ayuda al desarrollo— se centraría en desarrollar e investigar energías renovables, proyectos vinculados al agua y sistemas de alerta temprana sobre los efectos del cambio climático.

Zapatero defendió la necesidad de llegar a acuerdos concretos y decididos en la lucha contra el calentamiento global, y propuso integrar la protección medioambiental en todos los modelos económicos. Según Rivera, las iniciativas españolas fueron muy bien recibidas y países como Benin aplaudieron a Zapatero, convencido de que ayudaría a África afrontar los restos del cambio climático.

El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, destacó ante los periodistas que el combate del calentamiento global es uno de 'los grandes desafíos de la humanidad', y subrayó la posición de vanguardia del Gobierno. España aboga por consensuar compromisos firmes de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2), y, aunque en la reunión países como Estados Unidos evitaron hablar de cifras, Ribera mostró su satisfacción por la voluntad política demostrada por la mayoría de los mandatarios.

A su juicio, el discurso del presidente estadounidense, Barack Obama, dejó claro por vez primera que existe 'un compromiso político muy fuerte' por parte de esa administración en la lucha contra el calentamiento global. Elogió también la nueva actitud de Japón y China al afirmar que 'ayudan enormemente a esa esperanza de que es posible reducir de manera significativa las emisiones de (dióxido de) carbono en 2020 y en 2050'.

España se mantiene optimista con respecto a las posibilidades de éxito de la cumbre de Copenhague, de diciembre próximo, en la que la comunidad internacional debería cerrar un acuerdo que sustituya al Protocolo de Kioto, que expira en 2012. No obstante, Ribera no ocultó que persisten las divergencias y confió en que, tras este impulso político, los técnicos sean capaces de avanzar en el texto final de Copenhague. En estos momentos, dijo, hay 'más de doscientas páginas con alrededor de 2.000 corchetes' no consensuados.

El Gobierno español, quien ratificó su respaldo a una Organización Mundial de Medio Ambiente, no dio su apoyo expreso a la iniciativa que lanzó hoy en Naciones Unidas el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para celebrar una nueva cumbre sobre cambio climático al máximo nivel en noviembre, previa a la de Copenhague. Ribera declaró que hay que dejar primero trabajar a los expertos y consideró que sólo cuando éstos aclaren cuáles son los puntos de acuerdo y dónde persisten las diferencias será necesario dar un nuevo 'impulso político' a las negociaciones.

Tras participar en esta reunión sobre cambio climático, Zapatero tiene previsto asistir a la cena que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ofrecerá a los líderes de los 25 países con mayor capacidad de influir en la lucha contra el calentamiento global. Zapatero permanecerá en Nueva York hasta el jueves para asistir a la apertura del 64 periodo de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas, y el día 24 viajará a Pittsburg (EEUU) para participar en la cumbre del G-20.

Más noticias de Internacional