Público
Público

La gangrena y Pedro Sánchez

Frenar una comisión de investigación que ponga negro sobre blanco la actividad de Juan Carlos I durante la larga etapa postfranquista en este país implica poco respeto a los ciudadanos y frena muchas expectativas.

Publicidad
Media: 4.30
Votos: 30

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados. EFE/Archivo

La gangrena es el mal por excelencia de los tejidos que conforman a humanos, animales y árboles. La falta de riego o una infección a la que se puede llegar por varias causas acaba pudriéndolos y extendiendo inexorablemente la corrupción de los órganos si no se amputa a tiempo, por encima de la putrefacción. Aun con eso, la gangrena puede sobrevivir a una primera mutilación si se deja algún resto entre el tejido sano, por imperceptible que sea, y hay que seguir cercenando la podredumbre hasta garantizarse que lo que resta del cuerpo queda sano.

Eso no impide, claro está, que la gangrena vuelva a instalarse por la misma o distintas causas que la primera, aunque la prevención que pondrá en marcha el sujeto que sufrió este mal -que puede llevar a su muerte- y los controles de aquéllos que le rodean deberían impedir una posibilidad remota en la inmensa mayoría de los casos si los órganos quedan completamente libres de la descomposición y todas las alertas activadas.

Compareció el máximo responsable del CNI ante la comisión de Gastos Reservados del Congreso, es decir, a puerta cerrada y bajo la prohibición con pena de contar lo que allí se dijera. Félix Sanz, que habla ante la comisión como si lo hiciera ante el Pleno porque solo se fía de sí mismo y tiene una misión (intentar minimizar los daños de la gangrena al Estado), ha estado mucho más tiempo del previsible y es probable que haya dejado satisfechos/as a los diputados. “Satisfechos” -digo- en cuanto al papel del jefe de los espías entre el rey emérito y su amante alemana: no amenazó, no chantajeó y ni siquiera elevó la voz a Zu Sayn-Wittgenstein.

“Salimos con más dudas de las que teníamos”, dijo la portavoz de Podemos, Ione Belarra, a la puerta de la comisión de los secretos. Sanz Roldán no pretendía despejar ninguna incógnita más que la que le atañe directamente en el carajal ‘cloaquero’ de Juan Carlos I, rey y amigo. Pretender algo más de esta comparecencia o es una ingenuidad o es pretender tomarnos por ingenuos al resto de ciudadanos/as, lo cual resultaría más peligroso para todos.

Las “dudas” de Belarra y de tantos otros deben ser resueltas satisfactoriamente por los tres poderes de este Estado gangrenado gracias al infecto oficio de unas estructuras paralelas en demasiados casos y confluyentes de forma obscena en otros (medallas y altos cargos incluidos) desde el inicio mismo de esta democracia postfranquista.

Las conversaciones grabadas a Zu Sayn-Wittgenstein por el excomisario Villarejo confirman, por un lado, lo tantas veces comentado en barras de bar: que Juan Carlos de Borbón tuvo varias amantes y sacralizó así la rancia acepción del concepto “guardar las formas” en las instituciones, muy enraizado en la Familia Real menguante, y que -también hablado entre cañas- el rey emérito tiene mucho dinero porque los negocios ‘marca España’ son muy lucrativos, sobre todo, para él. Y lo son más aún si se llevan a paraísos fiscales y no pagan impuestos.

Tejido gangrenado del Estado número uno: la monarquía. Hay que investigar al emérito, las finanzas de la Familia Real y extirpar la infección, que aunque no es mortal, exige pulso firme para una precisión máxima en la amputación del tejido corrupto. Pulso judicial, pulso ejecutivo y pulso parlamentario. El enfermo está muy debilitado, además, y para recuperar su credibilidad se requiere máxima transparencia y un referéndum sobre su salud. Puede que haya llegado la hora de darle la incapacidad permanente para evitar la proliferación de nuevas bacterias en forma de chantajes, entre otras.

Tejido gangrenado del Estado número dos: el resto de órganos vitales del cuerpo, es decir, las altas instituciones. Los focos de infección están por todas partes: niveles máximos de los gobiernos de cualquier signo (PSOE o PP), partidos, parlamentarios, jueces, fuerzas y cuerpos de Seguridad, funcionarios de toda escala,... La cirugía debe ser milimétrica, casi exquisita y, a veces, puede obligar a los responsables de ejecutarla a cortar tejidos de su propia anatomía para evitar la propagación.

La metáfora -habrán visto- es muy sencilla. La complejidad de la sanación, no tanto.

Es ahora el presidente del Gobierno quien tiene en sus manos la posibilidad de llevar a cabo, de una vez por todas, la operación que este país necesita para seguir avanzando tras 40 años de estructuras paralelas y/o entremezcladas al o con el Estado, que, si bien no han impedido al país progresar gracias, sobre todo, a un capital humano tenaz y curtido, están frenando su realización y amenazan con llevarlo a un retroceso insoportable. O a algo peor.

Frenar una comisión de investigación que ponga negro sobre blanco la actividad de Juan Carlos I durante la larga etapa postfranquista en este país implica poco respeto a los ciudadanos y frena muchas expectativas. No intentar siquiera abrir una investigación judicial sobre el ex jefe del Estado es insultante: no basta con dignificar a los muertos que lo merecen, hay que tratar a los vivos como adultos maduros y capaces de abordar un proceso de regeneración plena de nuestro pasado, presente y futuro.

Los periodistas podemos hacer mucho del trabajo de denunciar, destapar e informar a la gente (en Público no nos hemos cansado ni de cansarnos de tanta gangrena), pero nuestros seguidores se merecen que quienes -se supone- trabajan y velan por su bienestar lo hagan mirándoles de frente, de igual a igual (no solo en los mítines o en primarias internas), con transparencia y sin cobardía para afrontar la evolución (e involución, en su caso) de un Estado que nos pertenece a todos/as. Que no es ni del rey emérito, ni del jefe de ese Estado, ni del presidente y su Gobierno, ni del resto de poderes al servicio de los ciudadanos. Al servicio, insisto.

Un Estado que es nuestro y de nuestros hijos/as; con sus luces y sus sombras; con su historia y su intrahistoria; con su pasado, su presente y, sobre todo, su futuro mejorado gracias también a la educación, el conocimiento y la madurez de sus ciudadanos/as.

Suerte, pues, al cirujano que emprenda la limpieza. Nos tendrá al lado.