Público
Público

La abolición de la prostitución avanza en el Congreso sin un consenso en la izquierda y con el PP como pieza angular

Socialistas y populares volverán a votar juntos en esta materia. Esta vez, para rechazar el veto de la CUP a la proposición de ley del PSOE. Unidas Podemos afronta dividido de nuevo la votación.

07/06/2022.- La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, después de intervenir en una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados, a 7 de junio de 2022, en Madrid (España). El pleno está marcado por el debate de la Ley para abolir la prostituc
La diputada del PSOE, Adriana Lastra, durante el debate de la proposición de ley para abolir la prostitución. Jesús Hellín / Europa Press

Después de largos debates durante estos últimos meses en torno a la prohibición del proxenetismo, en el marco de la tramitación de la ley de libertad sexual recientemente aprobada en el Congreso, el PSOE volvió a poner en el centro del debate la prohibición de la prostitución con la intención de alcanzar esta delicada meta antes de que termine el año.

La proposición de ley socialista para perseguir penalmente el proxenetismo y multar a los puteros fue tomada en consideración el pasado 7 de junio con el respaldo del PP y la división en sus socios de Unidas Podemos (los comunes votaron en contra) y en el bloque de investidura, una situación que a día de hoy se mantiene y que se repetirá este jueves.

Y es que, la iniciativa legislativa superará previsiblemente una nueva prueba de fuego en la Cámara Baja frente al veto presentado por la CUP. La formación independentista considera que el PSOE hace una "abolicionismo electoral e interesado", que "solo persigue a las mujeres" y "no toma ninguna medida" contra los grandes empresarios de la prostitución.

En este caso, como también sucedió en la toma en consideración de la medida, la foto de las alianzas será prácticamente la misma. Muchos grupos a la izquierda del PSOE no tienen claro qué votar este jueves; solo ERC ha avanzado su apoyo a devolver el texto al Gobierno mientras que EH Bildu se abstendrá. Ni en el seno Unidas Podemos hay un consenso claro, ya que su marca catalana, En Comú Podem, se dirime entre la abstención o el sí (el resto de diputados morados votará en contra de la enmienda a la totalidad).

Frente a la división y las reticencias en las izquierdas parlamentarias y el rechazo de otras fuerzas independentistas a abolir la prostitución (también por parte de Cs), PSOE y PP volverán a caminar de la mano, una unión atípica, pero imprescindible, que les aboca a un acuerdo en esta materia.

Un acuerdo entre PSOE y PP

En este sentido, fuentes del grupo popular destacan su compromiso para abolir la prostitución, pero recalcan la necesidad de pactar con los socialistas en el trámite de enmiendas para que la norma se apruebe en los términos en los que está.

El PP recuerda cómo el PSOE se vio obligado a retirar in extremis de la ley del solo sí es sí las modificaciones encaminadas a endurecer los preceptos referidos a la tercería locativa y al proxenetismo no coactivo. Ante el riesgo de que la ley no contara con el apoyo suficiente, los socialistas tomaron esta decisión por la presión de los grupos y a pesar de que contaba con el respaldo del PP, lo que provocó que posteriormente registrara su propuesta para abolir la prostitución.

"Ninguna mujer ejerce la prostitución de forma libre, lo hace coaccionada o condicionada por una situación de dificultad económica o de vulnerabilidad. Ninguna mujer que ejerce la prostitución desea esa actividad para su hija", resaltó el pasado mes de junio la diputada popular Marta González para dar su aval a la propuesta de ley frente a una bancada de la izquierda muy crítica con la medida y con la "mala praxis legislativa" del PSOE.

Más noticias