Público
Público

Albert Rivera tiene prisa por hacer presidente a Rajoy, pero el líder del PP se toma el puente

El presidente del Gobierno en funciones someterá a votación de la dirección de su partido las condiciones de Ciudadanos la semana próxima y sigue forzando a Pedro Sánchez: “O cambia su no o habrá terceras elecciones”

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, posan para las cámaras antes de su tercera reunión tras las elecciones del 26-J. REUTERS/Susana Vera

JUAN ANTONIO BLAY

MADRID.- Mariano Rajoy y la dirección del PP no están habituados a la negociación política y eso ha quedado de manifiesto tras el encuentro mantenido este miércoles entre el líder de la formación conservadora con Albert Rivera, máximo dirigente de Ciudadanos. Sobre la mesa estaban las condiciones planteadas en la tarde anterior por la formación naranja como paso previo para alanzar un acuerdo sobre la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno.

La reunión, que se ha prolongado una hora y media, ha sido “buena y positiva”, en palabras de Rivera. También Rajoy se ha mostrado “satisfecho y contento” a la salida de la reunión, según han reconocido en su entorno. Desde las dos partes se han transmitido sensaciones favorables al entendimiento que debería culminar en un acuerdo, en principio, para que la formación naranja respalde la investidura de Rajoy.

Pero mientras Rivera ha mostrado una gran agilidad a la hora de plantear la inmediata hoja de ruta, Rajoy ha apostado por tomárselo con más relajación. No obstante, ambos han coincidido en que hay que conseguir la formación de un Gobierno “lo antes posible”. Y Rivera ha añadido: “Los españoles están cansados de esperar”.

Rajoy ha pedido una semana de tiempo a Rivera para dar tiempo a estudiar “con detenimiento” las seis condiciones presentadas por el dirigente naranja y, además, para que el Comité Ejecutiva Nacional (CEN) del PP se pronuncie al respecto. “Quiero someter a votación las condiciones que me ha trasladado Albert Rivera”, ha explicado Rajoy.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante sus respectivas comparecencias ante los periodistas tras su reunión en el Congreso de los Diputados. REUTERS/Susana Vera

Este órgano de dirección, integrado por más de cien cargos, electos y natos, debe reunirse una vez al mes, según mandan los estatutos, aunque en ocasiones se dilata su convocatoria y muy raramente acuden todos sus miembros. Al menos desde la llegada de Aznar a la presidencia del partido, en febrero de 1990, no se ha sometido a una votación confrontada ninguna toma de decisión política del partido.

De esta forma Rajoy, que se trasladará de forma inmediata a su refugio veraniego de Sanxenxo, en Pontevedra, se toma el puente de agosto para “pensar”, según ha confesado a los periodistas tras su comparecencia. No será hasta el miércoles día 17 cuando reúna el CEN. “Además, no tenemos Consejo de Ministros el viernes como sabéis”, ha agregado Rajoy para justificar su ausencia de Madrid durante estos día del puente de agosto.

Ante esta pequeña asamblea del partido Rajoy ha dicho que defenderá “una posición constructiva”. No ha querido ser más concreto ya que “lo que pienso se lo diré primero a mis compañeros del ejecutivo”, se ha justificado. En su entono se da por seguro que defenderá la necesidad de alcanzar el acuerdo con Ciudadanos que comporta la aceptación de las condiciones de Rivera.

Frente a esa cautela Albert Rivera se ha mostrado mucho más ansioso por poner en marcha el proceso, aunque se ha mostrado “respetuoso” con los procesos internos del PP. Así, han explicado que una vez el PP acepte las condiciones “estamos dispuestos a designar una comisión para empezar a negociar de inmediato todos los aspectos que interesan a los españoles, que es lo verdaderamente importante”.

El calendario que ha señalado Rivera fija para la última semana de agosto o, a lo sumo, la primera de septiembre para la sesión parlamentaria de investidura “del candidato Mariano Rajoy”. En su opinión entre las prioridades figuran la presentación de un proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017, la fijación del techo de gasto y el cuadro macroeconómico que se debe enviar a Bruselas antes del 15 de octubre.

Sobre estas premisas ha coincidido también Rajoy, que ha estado rodeado de la plana mayor de su partido comandada por la secretaria general, María Dolores de Cospedal, a quien el líder del PP ha encargado la convocatoria de la CEBN para el próximo miércoles.
En sus respectivas comparecencias el SOE y su líder, Pedro Sánchez, han estado presentes. Rivera ha hecho el enésimo llamamiento a que ayude a la formación de un Gobierno, lo que implica la abstención del grupo socialista en la votación de investidura de Rajoy. Y ha ido más allá al apelar a que muestre su voluntad reformadora apoyando “aquellas medias que figuran en el acuerdo que suscribimos ambos en febrero”.

Por su parte, Mariano Rajoy ha sido más contundente: “Si el PSOE mantiene el no iremos a unas nuevas elecciones. Es necesaria la participación de Pedro Sánchez para alcanzar la investidura, sin ellos es una entelequia; no es posible”, ha repetido hasta en tres ocasiones. Luego, en el corillo con los periodistas, ha dicho que no descarta contactar de nuevo con Pedro Sánchez, aunque ha matizado a continuación: “Lo importante ahora es el acuerdo con Albert Rivera y Ciudadanos”

Más noticias de Política y Sociedad