Público
Público

Negociaciones para la investidura Los barones socialistas arremeten contra los independentistas con el acuerdo de PSOE y ERC más cerca

El principal escollo está en "los instrumentos” para abordar el diálogo. Los socialistas, en el marco de la comisión bilateral, admiten la negociación entre gobiernos con agenda concreta, aunque se exploran vías parlamentarias. El PSOE no descarta una investidura antes de fin de año. Lambán califica a ERC como “partido indeseable para la gobernabilidad” y Page dice estar harto de las “mentiras de los independentistas”.

Fotografía facilitada por el PSOE de la reunión mantenido con los representantes de ERC en Barcelona.

Sigue el cerrojazo informativo sobre los contenidos concretos que abordaron las delegaciones de PSOE y ERC en su reunión del martes en Barcelona, pero por ambas partes se admite que el acuerdo que permita la investidura de Pedro Sánchez, sin estar cerrado definitivamente, está más cerca. Pero, paralelamente, los barones del PSOE han empezado a levantar la voz contra los independentistas catalanes, lo que puede dificultar todavía el pacto.

En cuanto a la negociación, el principal escollo sigue siendo “los instrumentos” en los que desarrollará el diálogo sobre la situación de Catalunya, en los que todavía no hay un acuerdo. El PSOE ha asumido una negociación entre el Gobierno y la Generalitat con agenda concreta, pero sigue queriendo hacerla en el marco de las comisiones bilaterales que recoge el Estatut, mientras ERC quiere un marco más excepcional. En el PSOE se insiste en que esos contactos tengan legitimidad institucional y legal. 

En este aspecto, se están barajando diversas alternativas que se han puesto por ambas partes encima de la mesa de negociación, pero hay todavía muchos flecos por aclarar, según indicaron fuentes consultadas de la negociación. La vía de buscar una vía de legitimidad parlamentaria, podría ser la salida que se busca entre ambas posiciones.

Pero tampoco está zanjado el debate sobre si una o dos mesas de negociación. Algunas fuentes apuntan que el PSOE y el PSC podrían estar a favor de un foro único que incluya a los dos gobiernos y a los partidos políticos; mientras los republicanos catalanes siguen inclinándose por la doble vía de negociación: una mesa de partidos y otra de gobiernos.

Más claro parece estar ya que en estos marcos de negociación se pueda hablar de todo. Es decir, que ERC podrá plantear el derecho a la autodeterminación o el referéndum, pero con la certeza que el PSOE no va a dialogar ni a negociar sobre ninguno de estos asuntos, que considera como líneas rojas infranqueables.

En lo que sí hay acuerdo casi total es en lo que se ha dado en denominar “la recuperación de derechos civiles, sociales y labores”. Esto se refiere a propuestas donde hay clara sintonía entre ambos partidos, como la ley de Eutanasia o la derogación de la reforma laboral y la ley mordaza. También hay avances en materia de financiación e inversiones.

La reunión acabó sin llegar a fijarse una fecha para un nuevo encuentro, pero las conversaciones continuarán. Según fuentes del PSC, cuando haya nuevos encuentros no tendrán que ser necesariamente secretos, aunque se mantendrán contactos permanentes más discretos a lo largo de estos días. "La negociación sigue", aseguran.

Las negociaciones seguirán y no se descartan nuevas reuniones entre ambas delegaciones

El encuentro también acabó sin señalar una fecha para el acuerdo que marque la investidura de Pedro Sánchez. Y, aunque todo parece indicar que se pospondrá a mediados de enero, fuentes socialistas siguen sin descartar una investidura los últimos días del año. ”Antes de Navidad parece que no será, pero Navidad es el día 25”, precisó uno de los interlocutores consultados por este diario, abriendo la puerta a los últimos días del año.

Y es que, aunque no se habló en la reunión, el 28º Congreso de ERC, previsto a partir del 21 de diciembre, pesa mucho en la decisión final que tomen los republicanos catalanes.

El PSOE, inquieto

Curiosamente, el mismo día en que parece más encarrilada la negociación con ERC, algunos barones socialistas han levantado la voz contra los independentistas catalanes de forma contundente. Quien con más rotundidad se ha expresado ha sido el presidente de Aragón, Javier Lambán, quien apeló al voto de Ciudadanos, para que “haga innecesario el concurso de un partido tan indeseable para la gobernabilidad como ERC”, dijo.

También el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, arremetió contra los independentistas por las declaraciones del Defensor del pueblo catalán, Rafael Ribó, quien culpó del déficit de la Sanidad catalanes a los pacientes que atienden de otras comunidades. Page dijo estar harto de las “mentiras de los independentista” y añadió: “Y que no nos echen cuentas porque las balanzas fiscales son falsas y las balanzas de renta más falsas todavía”, dijo.

Y es que el PSOE hay un malestar silencioso con las negociaciones sobre ERC que puede estallar en cualquier momento en función del acuerdo que se alcance con los independentistas catalanes. Pedro Sánchez negó esta tensión interna en el corrillo con periodistas durante el Día de la Constitución, asegurando que se mantiene informado a los secretarios generales y que no ha percibido este malestar interno.

No lo ven así algunos dirigentes territoriales, que dicen estar informados fundamentalmente por los medios de comunicación y no ocultan sus temores de saber hasta dónde llegarán las cesiones del PSOE a ERC para buscar su abstención. Un destacado dirigente socialista admitió a Público que hay "inquietud" por el desarrollo de estas negociaciones y los acuerdos que se alcancen.

De momento, salvo algunos avisos como los dados por Lambán y Page, se sigue confiando en la palabra de Sánchez en el sentido de que si hay pacto será “dentro de la Constitución y la legalidad” y además, se hará público su contenido. De no ser así, algunos dirigentes socialistas es seguro que no se callarán.