Público
Público

'El Bigotes' de la Gürtel: "Parece que me he cepillado las Torres Gemelas"

Álvaro Pérez pregunta “a los tertulianos, que lo saben todo”: “¿Cómo es posible que me pidan los años que me piden” por los negocios en la visita del Papa de 2006 “y que a seis tíos que se juntan, matan un tío a patadas y se lo cepillan, les cae un añito y medio cojonudamente bien y les guardan el puesto de trabajo?” en los Mossos d’Esquadra

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 4

Álvaro Pérez "El Bigotes", en una imagen de archivo durante el juicio de la pieza separada sobre los contratos de la Generalitat valenciana en la feria de turismo Fitur. EFE/Manuel Bruque

MADRID.- Malestar e ironía entre los líderes de la trama corrupta de Gürtel cuando este miércoles han recogido en persona en la Audiencia Nacional el auto de apertura del juicio oral por sus negocios durante la visita del Papa, en el año 2006.

El más expresivo ha sido Álvaro Pérez, el Bigotes, quien a la salida de la Audiencia Nacional se ha despachado a gusto al comparar su caso con el de los seis Mossos d’Esquadra que mataron al empresario Juan Andrés Benítez en Barcelona, en octubre de 2013. Los agentes han evitado la cárcel y él afronta una petición de 37 años de prisión por los contratos que realizaron para la retransmisión de la visita del Papa.

"Mi hijo tiene 15 años y me preguntó una cosa que yo no supe contestar, a ver si los tertulianos que lo saben todo me contestan: ¿Cómo es posible que a mi me pidan los años que me piden por esto del Papa y que a seis tíos que se juntan, matan un tío a patadas y se lo cepillan, les cae un añito y medio cojonudamente bien y les guardan el puesto de trabajo? Es una cosa de locos".

"No lo entiendo", ha continuado el considerado número 3 de la trama: "Ni el Ejército, ni la UDEF ni la UCO han conseguido demostrar que yo me haya llevado un puto duro nunca, jamás en la vida".

'Nos juzgarán dentro de 20 años y habremos muerto la mitad'

Por su parte, Pablo Crespo, considerado número dos de Gürtel, también está que trina por la tardanza en la instrucción del caso, abierto en 2009: "Nos juzgarán dentro de 20 años y nos habremos muerto la mitad de los imputados".

Crespo ha recriminado a todos los tribunales que han abordado el caso Gürtella Audiencia Nacional, el TSJ de Valencia y el propio Tribunal Supremo- la tardanza en juzgar las numerosas piezas separadas del caso: "Están dividiéndolo en piezas separadas, a ver si nos morimos por el camino para no llegar a juicios plagados de falsedades".

Respecto a los contratos en Valencia, Crespo ha desmentido tener relación con otro de los imputados, Juan Cotino, expresidente de las Cortes Valencianas. Sostiene que en el juicio demostrarán que los precios abonados a sus empresas por la Radio Televisión Valenciana por la retransmisión de la visita de Benedicto XVI fueron "correctos" frente a las tesis "fantásticas y especulativas" de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional, que considera "propias de Edgan Allan Poe".

Crespo niega haber cobrado 'mordidas' y ha atribuido esta acusación al "lenguaje de la UDEF que siguen a pies juntillas tanto la Fiscalía como el instructor". "Lo que no sé es si abrirán otras diez o quince piezas separadas más, a ver si nos juzgan a todos dentro de 20 años y nos habremos muerto la mitad de los imputados", ha remachado.

Crespo afronta una pena de 37 años de cárcel y ha defendido su trabajo "honrado y decente", y que su labor se centró en negociar los contratos para retransmitir la visita del Papa los días 8 y 9 de julio de 2006.Incluso ha recurrido a la sorna cuando respecto la fianza de 15,2 millones de euros que pide la Fiscalía, tanto para él como para el Bigotes: debe tener una cuenta corriente en el sumario de la Audiencia Nacional por "200 o 300 millones de euros". "Me alegro que me pongan estas fianzas tan grandes porque significa que soy un tipo millonario".

A primera hora de la mañana, Cotino también recurría a la ironía al recoger el auto de apertura de juicio oral. A la salida de la Audiencia Nacional ha destacado que él no ha robado en su vida ni ha permitido que nadie lo hiciera con su consentimiento. "Me han dado un disquete y dicen que me dieron un chaquetón de 300 euros, voy a buscarlo", ha agregado, para calificar esta acusación de "falsa".El Juzgado Central de Instrucción número 5 ha citado a Cotino y al resto de acusados para que recojan desde las 9.00 horas el auto, en el que se sienta en el banquillo a 23 personas físicas y trece jurídicas como responsables civiles en esta pieza del caso Gürtel.

Además de Cotino, que se enfrenta a una petición fiscal de 11 años de cárcel, serán juzgados el ex director de la televisión pública Pedro García Gimeno, varios altos cargos de la televisión pública valenciana, así como los responsables del llamado 'grupo Correa' Francisco Correa, Pablo Crespo, Alvaro Pérez 'El Bigotes' y Jose Ramón Blanco Balín.

El juez José de la Mata fijó fianzas que superan los 200 millones de euros para asegurar las responsabilidades pecuniarias que puedan declararse en una sentencia condenatoria.

En concreto, la fianza de Cotino ascendió a 4,38 millones; la de Gimeno a 11,47 millones; la de Correa a 15,62 millones; las de Crespo y 'El Bigotes' a 15,29 millones y la de Blanco Balín se queda 10,33 millones de euros.

Los acusados se sentarán en el banquillo en esta pieza separada de la visita del Papa por delitos de asociación ilícita, prevaricación continuada, malversación continuada de caudales públicos, fraude a las Administraciones Públicas, delito continuado de falsedad documental cometido por funcionario, falsedad en documento mercantil continuada, cinco delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales continuado y un delito continuado de cohecho.

Además, el grupo del cabecilla de la Gürtel agasajó con regalos a Cotino, que, por ejemplo, recibió a través de Orange Market un chaquetón de la marca Milano valorado en 375 euros; y a García Gimeno, que consiguió prendas de vestir por importe de 3.550 euros y un vehículo Minicooper valorado en más de 30.000 euros.

Por su parte, la acusación popular que ejerce el Partido Socialista del País Valenciano (PSPV) solicita, entre otras penas, 15 años y ocho meses de prisión y 357.000 euros de multa para Cotino; 31 años y medio para Correa; o 27 años y cinco meses de cárcel para su 'número dos', Pablo Crespo.

Más noticias en Política y Sociedad