Público
Público

Las cabañuelas de Juanma Moreno: ¿cuándo se celebrarán las elecciones en Andalucía?'

El presidente andaluz sopesa todas las opciones antes de dar un paso decisivo y convocar unos comicios de gran relevancia para el devenir del país en la autonomía más poblada.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno; el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín y la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas.
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno; el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín y la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. Eduardo Parra / Europa Press

Se acerca la hora de la verdad para Juanma Moreno y para el PP en Andalucía. El presidente de la Junta de Andalucía tiene que tomar la decisión que definirá su futuro y el rumbo que tomará la comunidad más poblada en los próximos años. ¿Sucederá en Andalucía como en Castilla La Mancha y Extremadura, donde los años de Gobierno del PP fueron escasos entre periodos del PSOE o sucederá como en el levante en los 90, cuando una vez que la derecha llegó al poder lo ocupó durante años? 

El presidente andaluz lleva un tiempo ya dándole vueltas, haciendo sus cálculos, sus cabañuelas, a la mejor fecha para convocar, pero aún no tiene la decisión definitiva tomada, según indican las fuentes consultadas. Una vez que se ha quedado sin presupuestos y, por tanto, en minoría en la cámara y tiene que negociar cada decisión, Moreno puede convocar cuando quiera. El presidente ha dado, en distintas entrevistas en estos tiempos diferentes fechas, no cerradas, sino como hipótesis (desde primavera hasta, incluso, el 2023), según el momento político. Lo que a él le gustaría, cerrar la legislatura con comodidad, desde que la ultraderecha le tumbó el presupuesto de este año ya no es posible.

La negociación de los fondos europeos ("no quiero que nos roben la cartera por estar con la pancarta y el megáfono"), la evolución del virus (la Junta calcula que seguirá muy activo en febrero y el presidente quiere una ventana que permita votar con calma), la estabilidad de su gabinete (la guía política de Moreno)... Todos ellos son temas de los que ha hablado el presidente como asuntos a tener en cuenta a la hora de tomar su decisión.

En efecto, esos temas están sobre la mesa. También están otros, de los que se habla menos en público, pero que son claves en San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta, y que tienen que ver con las estrategias políticas. Por un lado, no permitir asentarse a Juan Espadas, que, aunque ganó las primarias antes del verano, lleva tan solo un par de semanas como líder del PSOE andaluz a tiempo completo y ya ha lanzado guiños a las fuerzas vivas con las que cuenta la izquierda: sindicatos, tejido social, alcaldes…

Por otro, la situación de la sanidad pública, un problema que ya explica en parte la caída de los socialistas en 2018 y que, en la percepción ciudadana y en los profesionales, no solo no se ha resuelto, sino que se ha agravado durante y tras la pandemia.

Además, hay un asunto externo que atender: el resultado de Castilla y León y sus consecuencias. ¿Habrá un primer gobierno de coalición entre PP y Vox? ¿Remontará la izquierda? ¿Sobrevivirá Ciudadanos? San Telmo, como toda la clase política, mira a Castilla y León.

"Creo que todavía no tiene la decisión tomada, pero lo más probable es que convoque para primavera o junio, sobre todo si el resultado en Castilla y León es bueno. Tendría tiempo para preparar los presupuestos de 2023. Además, así le da menos tiempo a Espadas para coger fuerza", afirman a Público fuentes del PP andaluz.

Un Gobierno con Vox

Hay una decisión que, de momento, se ha metido debajo de la alfombra en San Telmo: ¿qué hacer con el socio de Gobierno, con Ciudadanos y con un vicepresidente, Juan Marín, y unos consejeros que se han comportado con lealtad y que han funcionado como un solo y cohesionado equipo?

Elías Bendodo y Juan Marín han resuelto los problemas y las discrepancias con discreción y hay miembros del Gobierno de Ciudadanos, como Javier Imbroda, consejero de Educación, que, a pesar de la negativa de Génova, no han abandonado la idea de algún tipo de alianza electoral que permita el Ejecutivo, el único formado entre PP y Ciudadanos que resiste, ir a las urnas de manera conjunta. 

Las encuestas pronostican un hundimiento de Ciudadanos y el panorama que abren, salvo remontada de la izquierda, es una mayoría absoluta de PP junto con Vox, partido que viene reclamando elecciones desde hace tiempo, pero que tampoco, después de tumbar el presupuesto, ha querido darle la excusa a Moreno para hacerlo. Esta semana, con su abstención, impidió que PSOE y Unidas Podemos forzaran un pleno extraordinario para hablar en exclusiva de los problemas de la sanidad y con ello rebajó la presión sobre el Gobierno, al que le gusta hablar de una pinza inexistente entre la izquierda y la ultraderecha.

Tanto para los socialistas como para Unidas Podemos todos estos dimes y diretes sobre la fecha electoral lo que buscan es "distraer" de los problemas de la sanidad andaluza, agravados por la pandemia, que preocupan en San Telmo por su capacidad de afectar al voto. Una buena razón para cambiar un Gobierno es que no funcione la sanidad, como ya comprobó el PSOE en 2018. Así, Unidas Podemos critica que Moreno quiere "que se hable de elecciones y no de su nefasta gestión" sanitaria. Y el PSOE le urge a hablar de sanidad y no de "elecciones".

Más noticias