Público
Público
manu levin - titulares al banquillo

La campaña sucia contra Lula en medios y redes

Manu Levin en La Base
Manu Levin en La Base.

Como ya es habitual en esta época, la ultraderecha que representan personajes como Bolsonaro entienden la mentira y la campaña sucia en medios y redes como un arma política fundamental para alcanzar sus objetivos. La actual campaña electoral en Brasil no está siendo ni mucho menos una excepción. 

Así lo explicaba en Hispan TV el analista chileno Esteban Silva Cuadra ya a finales de 2021: "No va a ser la primera ni la última vez que vamos a ver a Bolsonaro y sus partidarios construyendo campañas sucias, de destrucción y demolición en contra de Lula". Lo que viene a decir este analista es que primero encarcelaron al líder del Partido de los Trabajadores (PT) con un proceso de lawfare basado en mentiras. Y ahora que lo han tenido que liberar porque todas las causas han sido anuladas, pues van a seguir usando más y más mentiras en medios y en redes para intentar evitar que gane las próximas elecciones. 

Lo primero, hay que decir que la campaña sucia pro Bolsonaro y anti Lula tiene una pata fundamental en las redes sociales. De hecho, la propia llegada del ultraderechista a la presidencia de Brasil tiene mucho que ver con las fakenews y la desinformación en esa pata digital. Bolsonaro es una figura que es producto de esa dinámica. Ya en abril de 2020, nuestro compañero Julián Macías difundió en Twitter una prueba del uso masivo de bots, de cuentas falsas en redes sociales, por parte de la campaña bolsonarista

Más de 30.000 tuits automatizados del falso ejército digital de Bolsonaro convirtieron en trendic topic en Twitter el hashtag de apoyo al actual presidente de Brasil: #FechadoComBolsolnaro. Ojo, no "con Bolsonaro", sino "con Bolsolnaro". 

Una casualidad realmente sorprendente. Es verdad que hay gente que es capaz de cometer 30.000 veces la misma falta de ortografía, palabra de filólogo. Pero 30.000 "personas" que cometen a la vez la misma falta de ortografía en Twitter... "No sé, Rick", igual va a ser que esas personas no existen y son bots automatizados. El único que era un ser humano fue el que puso el primer tuit y apretó el botón.

La campaña sucia, evidentemente, no se queda solo en las redes sociales, también tiene un papel importante el poder mediático convencional. Hay una web que se llama Lulaflix que recopila un montón de fakenews, que se han ido publicando contra Lula. Os pongo algunos ejemplos de las imaginativas ficciones publicadas por distintos medios brasileños. Noticia del 30 de agosto de 2022. "Lula dice que fue absuelto, pero aún tiene problemas con la justicia". 

Otro ejemplo, noticia publicada en Universo Online: "En defensa del Estado, Lula dice: me alegro de que la naturaleza haya creado el coronavirus". Una última, noticia en O DEBATE: "Lula defiende de nuevo a los que roban celulares. El exconvicto por corrupción y lavado de dinero Lula dijo que tenemos una deuda histórica con los jóvenes que roban celulares en Brasil".

Ahora entendéis por qué le llaman LulaFlix a esta web, ¿no? Oscar al Mejor Guion para estos profesionales del periodismo, por favor. Más allá de estos titulares delirantes, hay algunos bulos que están siendo los grandes hits de la campaña sucia contra Lula para estas elecciones. Os comento tres de ellos.

El primero tiene que ver con las descalificaciones y las mentiras que se están vertiendo contra la mujer de Lula, Rosángela Da Silva. Una, por ejemplo, es decir por tierra, mar y aire que esta persona es devota de una religión afrobrasileña. Vamos, que no es cristiana. Con eso mismo tiene que ver también el segundo bulo estrella, lanzado desde el propio equipo de Bolsonaro: si Lula gana, cerrará las Iglesias.

Puede parecer una tontería este mensaje, sobre todo teniendo en cuenta que Lula ya gobernó Brasil durante ocho años y nunca hizo ninguna política de persecución de ninguna libertad religiosa.  Lo que pasa es que esto no es una cosa solo de Bolsonaro y de las redes, cientos de pastores protestantes lo repiten en sus sermones en las iglesias evangélicas para disuadir a la gente de apoyar al político progresista. 

Medios de comunicación también lo replican muchos. Por ejemplo: Télam, noticia del 16 de agosto de 2022: "Bolsonaro arrancó la campaña alertando sobre el cierre de iglesias si vuelve Lula". Esto ha crecido tanto que ha obligado al propio Lula a reaccionar y decir públicamente que respetará la libertad de culto de todas las personas.

El tercer mensaje omnipresente de la campaña sucia de Bolsonaro en medios y en redes es sembrar dudas sobre el voto electrónico, que está vigente en Brasil desde 1996.  De hecho, el líder de extrema derecha ganó con ese sistema electrónico. Pero claro, ahora parece que puede perder las elecciones contra Lula. Entonces la cosa cambia y ahora se ha dedicado a difundir la idea de que ese sistema no es seguro y permite el fraude. Así prepara el terreno para no reconocer los resultados de las elecciones en el caso de que la victoria de Lula sea ajustada.

No en vano el principal asesor de Trump, Steve Bannon, estuvo en Brasil asesorando también al equipo de Bolsonaro. El caso es que el actual presidente está repitiendo tanto este argumento y sembrando dudas sobre el sistema electoral brasileño, que la justicia electoral determinó este 24 de agosto que fueran borrados de internet los videos en los que el ultraderechista atacaba, sin aportar ninguna prueba, la fiabilidad del procedimiento de voto. 

Dos cosas más que os cuento. La primera, Noticia de Rede Record, una de las principales televisiones de Brasil: "Periodista española afirma que el grupo fundado por Lula tiene una estructura criminal. Según ella, el foro de San Pablo recibió dinero del narcotráfico". Bueno, ¿sabéis quién es la "periodista española" con cuya infalible y prestigiosa información ha contado esta gran televisión brasileña para meter en la misma frase las palabras "Lula", "organización criminal" y "narcotráfico"? Cristina Seguí, fundadora de VOX. 

El caso es que toda esta campaña de intoxicación mediática y en redes sociales, lógicamente, cala y enardece a los sectores más recalcitrantes de la derecha. De qué nos suena esto, ¿no? El 17 de agosto, el digital Metrópoles publicó en exclusiva unos chats entre grandes empresarios bolsonaristas que defienden abiertamente un golpe de Estado en el caso de que Lula gane las elecciones. Por ejemplo, uno de estos mensajes: "Prefiero el golpe (de Estado) que el regreso del PT. Un millón de veces".

Más noticias