Público
Público

Catalunya La fractura entre ERC y JxCAT deja al independentismo en minoría en el Parlament

La Mesa del Parlament no acepta el voto delegado de los diputados de JxCat y Puigdemont y el resto de dirigentes presos se niegan a ser sustituidos aunque eso suponga que sus votos no sean contabilizados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Parlament de Catalunya, Roger Torrent, a su llegada a la ceremonia fúnebre por la muerte de la soprano Montserrat Caballé este lunes. EFE/Quique García

La Mesa del Parlament, con los votos de ERC y PSC, ha acordado este martes dejar "sin efectos jurídicos" los escritos presentados por Junts per Catalunya (JxCAT) sobre la delegación de voto de sus cuatro diputados suspendidos, por lo que se insta a ese grupo a reformular el escrito de petición de designación de votos.

Según fuentes parlamentarias, la Mesa ha adoptado una resolución de dos puntos y en el primero de ellos se deja sin efecto el acuerdo que adoptó el pasado jueves en que se admitían los escritos presentados por JxCat, en los que este grupo delegaba los votos de los cuatro diputados suspendidos pero no designaba sustitutos.

En el segundo punto, la Mesa del Parlament pide al grupo de JxCat que "reformule sus escritos de petición de designación de los votos" correspondientes a sus diputados suspendidos por el Tribunal Supremo.

La resolución de la Mesa ha contado con tres votos a favor (ERC y PSC), dos en contra (JxCat) y dos abstenciones (Cs), ya que este último grupo estaba a favor del primer punto pero no del segundo.

Tras esa decisión, que fuentes de JxCat "respetan", los cuatro diputados suspendidos —Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull— han difundido un comunicado en el que mantienen que su delegación de voto es "perfectamente ajustada a derecho", pero "asumen" que sus votos "dejarán de ser contabilizados" en el pleno.

A través de una carta escrita a mano por el exconseller Josep Rull desde la cárcel y firmada conjuntamente desde Waterloo (Bélgica) y la prisión catalana de Lledoners, los cuatro diputados aseguran: "Si finalmente la decisión de la Mesa es impedir el ejercicio de nuestro derecho a voto, hemos de manifestar que nosotros asumiremos la decisión y que nuestros derechos dejarán de ser contabilizados". 

"El pasado martes, el Parlament rechazó por mayoría absoluta nuestra suspensión. Fue un acto de normalidad democrática y de soberanía en cumplimiento escrupuloso del reglamento. En consecuencia, entendeos que nuestra decisión de mantener la delegación de voto es perfectamente ajustada a derecho", aseveran en la carta.

La votación producida en la Mesa ha comportado que los dos grupos que apoyan al Govern hayan votado en sentido opuesto, lo que evidencia el nivel de discrepancia que mantienen sobre esta cuestión. 

El independentismo tenía hasta ahora una mayoría de 70 escaños en el Parlament, gracias a los 34 escaños de JxCat, 32 de ERC y 4 de la CUP; pero sin los cuatro votos de los diputados encausados de JxCat ni tampoco el de Toni Comín, pendiente del recorrido judicial de su causa en Bélgica, el independentismo solo suma de momento 65 diputados, a tres escaños de la mayoría, de 68 diputados.

Además, al tener 65 escaños el resto de partidos de la oposición —Cs, PSC, Catalunya en Comú-Podem y PP—, el independentismo tampoco podrá garantizar imponerse en votaciones por mayoría simple, ya que en caso de producirse un empate las propuestas parlamentarias acaban decayendo si en tres votaciones se mantiene dicho empate.

El independentismo tampoco podrá garantizar imponerse en votaciones por mayoría simple

Sin embargo, los diputados suspendidos se muestran "convencidos" de que "la mayoría de 61 escaños (de JxCat y ERC) permitirá mantener el actual Govern y seguir impulsado el proyecto republicano". "Nuestra voluntad ha sido y sigue siendo preservar la soberanía plena del Parlament y mantener la mayoría del Govern actual", añaden en la misiva.

A su juicio, su condición de diputados se ha visto "alterada" por la decisión del Supremo de mantenerles en prisión, además de la postura "inaudita" del juez Llarena de mantenerles "privados de libertad encausados de rebelión" con el "único objetivo de aplicar la ley de Enjuiciamiento Criminal para promover la suspensión como diputados".

Y mientras tanto, Oriol Junqueras, líder de ERC, ha pedido "preservar" la mayoría independentista. Lo ha hecho a través de su cuenta Twitter con este mensaje: "El acuerdo aprobado por el pleno el día 2 de octubre ni nos suspende ni nos sustituye y permite garantizar nuestros derechos como diputados", ha expuesto. "Por encima de todo tenemos que preservar la mayoría independentista, no nos podemos permitir poner en riesgo la gesta del 21-D".

Los letrados del Parlament alertaron este lunes en su informe jurídico de que, si los votos de los diputados de JxCat suspendidos se ejercen por delegación, "no podrían computarse válidamente" y se podría incurrir en una "vulneración" del derecho de participación política del resto de diputados de la cámara.