Público
Público

Catalunya Pere Aragonés sustituye a Torra con competencias presidenciales limitadas

El Govern aprueba el nombramiento de Pere Aragonès como president suplente de la Generalitat de Catalunya, en sustitución de Quim Torra inhabilitado por la justicia.

La reunió extraordinària del Govern amb la cadira del president buida entre Aragonès i Budó. JORDI BEDMAR
La reunión extraordinaria del Gobierno con la silla del presidente vacía entre Aragonés y Budó. JORDI BEDMAR

público

El Govern ha aprobado este miércoles el nombramiento de Pere Aragonès como nuevo president suplente de la Generalitat de Catalunya. La Generalitat ha celebrado su primera reunión sin Quim Torra, inhabilitado desde este pasado lunes.

El relevo se ha producido tan solo dos días después de que el Tribunal Supremo confirmara la inhabilitación de Quim Torra. El vicepresident del Govern, Pere Aragonès, había convocado el Consejo Ejecutivo extraordinario para aprobar el decreto de sustitución para este miércoles a las 9 horas. Finalmente, el Ejecutivo en funciones ha decidido sacar adelante los pasos previstos después de que el Gobierno español le haya trasladado que no es necesario publicar el cese de Torra en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El líder de Esquerra Republicana de Catalunya ha firmado el decreto que ejecuta el relevo, en un consejo de gobierno extraordinario convocado este martes a última hora. El decreto ha sido publicado en el Diario Oficial de la Generalitat (DOGC), y dota a Aragonés de determinadas funciones presidenciales interinas y limitadas.

El decreto se limita a referenciar la sentencia de inhabilitación del president de la Generalitat, Quim Torra, y acuerda que "el vicepresident del Govern y conseller de Economía y Hacienda sustituye al presidente de la Generalitat" y que "el vicepresident del Govern ejerce las atribuciones de la presidencia de la Generalitat de acuerdo con los límites propios de una sustitución y de un Gobierno en funciones, de conformidad con la Ley 13/2008 y el resto del ordenamiento jurídico ".

Aragonés tendrá firma presidencial por actividades y actuaciones ordinarias pero no podrá convocar elecciones ni cesó ningún miembro del Govern, entre otras limitaciones. El Govern en funciones tampoco podrá impulsar proyectos de ley.

Una denuncia contra la "represión del Estado"

Tal y como habían pactado Junts y ERC, Aragonès no se ha sentado en la silla que ocupaba el expresident en el Saló Tàpies y el asiento permanecerá vacío como una denuncia contra la "represión del Estado". 

Justo después, a las 11.30 horas está previsto que se reúna el primer Consejo Ejecutivo ordinario de la nueva etapa que presidirá el vicepresident Aragonés y que después la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, ofrezca una rueda de prensa como hace habitualmente cada martes.

Asume el relevo de un periodo de transición que debería concluir el próximo 7 de febrero con la celebración de las elecciones catalanas. A partir de hoy el president del Parlament, Roger Torrent, tiene diez días para consultar los grupos políticos y ver si hay algún candidato a la presidencia o en su defecto cabeza y pone en marcha el periodo de dos meses después del que con la presidencia vacante quedando automáticamente convocadas las elecciones para después de 54 días. 

Esta resolución incrementa la tensión en Catalunya, al coincidir con el pacto de investidura entre Esquerra Republicana y el PSOE. El Tribunal Superior de Justicia de Catalunya ya había condenado a Torra a un año y medio de inhabilitación, por negarse a retirar los lazos amarillos de las pancartas del Palau de la Generalitat.

Más noticias